Panza chata: buenos hábitos que transforman la silueta | 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

Agencias

“Los abdominales se hacen en la cocina, los glúteos en el gimnasio”. La frase es de Daniel Tangona, entrenador físico autor del libro Las excusas engordan y sintetiza la prioridad de una dieta no estricta pero sí cuidada y equilibrada para lograr un vientre plano. Aquí, algunas recomendaciones.

  • 1 Se aconseja consumir alimentos fermentados que estimulan la flora intestinal y previenen inflamaciones. ¿Cuáles? Chukrut casero, yogur preferentemente hecho en casa y una bebida fermentada que se llama Kefir. Por su parte, el jengibreactiva los jugos digestivos, mejora la absorción y la asimilación de nutrientes esenciales y disminuye los gases. Light y sin azúcar puede parecer inofensivo, pero en todas sus versiones el chicle es enemigo de la panza chata: al masticarlo se traga aire que queda atrapado en el conducto intestinal, generando presión, inflamación y expansión del vientre.
 
  • 2 Atención con los vegetales. En lo posible hay que comerlos cocidos al vapor, sobre todo si el intestino está ya inflamado. Así sus hojas y pellejos ocupan menos lugar en el intestino. Si se los come crudos, tener en cuenta que si están mal masticados, llegan al intestino sin deshacerse, dejándole todo el trabajo al órgano, que se inflama. Hay alimentos que de por sí producen gases, como los porotos, las lentejas, el coliflor, el brócoli, los repollitos de Bruselas y el repollo. Conviene espaciarlos o evitarlos, según el caso.
  • 3 Cuando se baja grasa, esta disminuye en todo el cuerpo, por lo que se vuelve indispensable marcar el abdomen por medio de ejercicio. Para esto es también necesario gastar más calorías de las que se consumen.
  • 4 Evitar el consumo de bebidas ácidas, como alcohol, té, chocolate caliente, jugos de fruta ni bebidas light a diario. Pueden irritar el conducto intestinal e inflamar el abdomen. Reservarlas para ciertas ocasiones y beberlas con moderación. En esos casos, tomar un vaso de la bebida elegida y a continuación uno de agua. Con respecto al alcohol, sus calorías se metabolizan en el hígado y se transforman en grasa que se deposita en el abdomen. Además se cree que el alcohol aumenta el apetito, incrementando la ingesta de calorías extra.
 
  • 5 Para definir el músculo abdominal se recomienda aumentar el porcentaje de proteínas en la dieta. Esto impacta sobre la masa muscular y evita el consumo de alimentos que aumentan la grasa. Una alimentación proteica puede incluir carne magra de pollo o pescado y claras de huevo, por ejemplo. Atención, en cambio, con las dietas de bajas calorías que pueden causar la pérdida de masa muscular.
  • 6 Agua en la dosis justa. Si se incluyen más proteínas en la alimentación, es necesario tomar más agua para metabolizarlas. ¿Cuánta cantidad? Se divide el peso corporal por 7. El resultado es la cantidad de vasos de agua a tomar por día. Por ejemplo, si el peso es de 70 kilos, se divide por 7 y da 10, que son la cantidad de vasos de 250 cc que hay que tomar a diario.
  • 7 Es conveniente dejar pasar un tiempo después de la comida antes de comer algo dulce, aunque se trate de frutas. Esto es porque lo salado tarda más tiempo en digerirse. Entonces, si se come fruta inmediatamente después del plato principal, va a fermentar en el estómago y se van a producir gases o inflamación.
 
  • 8 Actividad física y entrenamiento abdominal. Los ejercicios de resistencia o de fuerzay los de musculación son la mejor manera de mantener el peso corporal. Recordar que el entrenamiento físico tiene que estar avalado por un chequeo cardiovascular. El secreto del éxito al entrenar los abdominales es la intensidad con la que se trabaja. La exigencia debe ser acorde a la edad, las características físicas, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. La gimnasia ayuda a trabajar la pared de músculos que protege a todos los órganos internos. Arriba de esto está esa grasita que solo se va a ir con el plan nutricional adecuado.
  • ¿Qué trabajo abdominal es más eficiente? Cualquiera que uno sienta que puede localizar y que durante el ejercicio no haga doler la zona lumbar. Hay que hacerlos despacio, concentradamente, sin tironear el cuello. ¿Repeticiones? Depende del entrenamiento de cada uno. Cuando se tiene la sensación de que quema, parar porque el dolor en el cuerpo indica el límite. Tres series de quince, cuatro de doce a veinte. Cada día se puede incorporar un poco más. Tener los músculos abdominales tonificados también ayuda a que desaparezcan los problemas lumbares que muchas veces se deben a la debilidad de la musculatura abdominal.
 
  • 10 Procedimientos que suman. La mesoterapia localizada introduce activos de acción lipolítica, como la fosfatidilcolina. La criolipólisis destruye la grasa por medio del frío. Tiene que ser realizada con aparatos de buena calidad y por manos entrenadas para minimizar el riesgo de quemaduras por frío. Optar por centros reconocidos y dirigidos por médicos. Los resultados de los tratamientos no son inmediatos, sino que hay que esperar dos o tres meses. En una panza que adelgazó puede quedar flacidez. También se puede recurrir a radiofrecuencia o a hilos tensores para afirmar.
Síguenos por @800noticias