¡CUIDADO! Entérese de cuáles son los riesgos de la lipoaspiración | 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

Con información de proyecto-salud.com.ar

La lipoaspiración es uno de los métodos más solicitado para sacarse de encima los rollos más rebeldes y modelar el cuerpo. Aunque presenta una baja probabilidad de riesgo, los resultados no esperados existen. Por eso, la recomendación es siempre informarse bien de realizar la intervención y así, evitar las decisiones equivocadas.

– Claves que no deben pasarse por alto
Sí o sí debe realizarse en un quirófano, con un anestesista, por un cirujano plástico y presentando los estudios pre quirúrgicos en orden.
También hay que tener presente que no se trata de un tratamiento contra la obesidad. Sino que consiste en una cirugía que se realiza por medio de cánulas y a través de pequeños orificios, con el objetivo de aspirar grasa localizada en distintas zonas (como abdomen, flancos, caderas, cara interna de muslos, rodillas o papada) y de esta manera, modelarlas.
En otras palabras, sirve para modelar esos puntos que se resisten a la dieta y al gimnasio, y no para bajar de peso.
Si bien no hay una edad determinada para realizarla, en los pacientes más jóvenes se pueden obtener mejores resultados, dado que cuentan con una mejor elasticidad de la piel.
Siempre debe combinarse con un correcto plan alimentario y la actividad física acorde a las necesidades de cada paciente.
En el postoperatorio, es esperable que surjan moretones y molestias que ceden con el tiempo. Además, los pacientes deben utilizar una faja compresiva durante 30 días.
La lipoaspiración o lipoescultura es una cirugía que no presenta demasiados riesgos, pero debe realizarse sí o sí en un quirófano, con un anestesista, por un cirujano plástico y presentando los estudios pre quirúrgicos (análisis de sangre: hemograma, glucemia, uremia, cogulograma. Electrocardiograma, rayos X de torax y vacunación antitetanica).
La lipoaspiración tiene riesgos aumentados en los individuos con enfermedades crónicas como la diabetes, afecciones cardíacas o pulmonares de importancia, mala circulación, o aquellos que han sufrido cirugías recientes cerca del área a tratar.
Si está resfriado o tiene algún proceso infeccioso, especialmente de la piel, su cirugía puede tener que postergarse.
Se pueden usar varias clases de anestesia para la lipoaspiración. Su cirujano deben elegir el tipo de anestesia que mejor se adapte a su caso. Pero hay que extremar el cuidado de la anestesia que se suministra. El riesgo más común es que se genere una asimetría o una infección. Además, pueden aparecer hematomas y sangrado.
Un cuidado especial debe hacerse con las cicatrices, para que no se conviertan en hipertróficas, de acuerdo al tipo de piel del paciente, o queloides.
Aunque las técnicas actuales han mejorado las molestias postoperatorias, puede sentir un poco de dolor, ardor, hinchazón, y anestesia en la zona operada. Su cirujano le indicará los medicamentos adecuados para mejorar estos síntomas.
La actividad deportiva se debe evitar durante el primer mes. Aunque casi todos los rastros de la intervención desaparecen en tres semanas, un leve edema puede quedar hasta por seis meses o más.
Si tiene síntomas inesperados, como sangrado, aumento súbito del dolor o si tiene dudas sobre lo que puede hacer o dejar de hacer, no dude en llamar a su cirujano.
Síguenos por @800noticias