¡BUENÍSIMO! | Cocinar con microondas ayuda a preservar vitaminas y otros nutrientes | 800Noticias
800Noticias
Salud

800 Noticias

En Internet es fácil encontrar páginas web y blogs que aseguran que el uso del microondas es malo para la salud. Muchas dicen que esto se debe a que los alimentos pierden vitaminas y nutrientes cuando se cocinan en el microondas.

Los microondas cocinan los alimentos utilizando ondas de energía que son similares a las de la radio, pero más cortas.

comida

Estas ondas son muy selectivas y afectan sobre todo al agua y a otras moléculas que son asimétricas eléctricamente: cargadas positivamente en un extremo y negativamente en el otro.

Las microondas provocan que estas moléculas vibren y generen calor que luego se extiende a las moléculas cercanas para calentar, y cocinar, la comida.

Este proceso puede afectar a las vitaminas y nutrientes de los alimentos, pero estos cambios no son exclusivos de la cocina con microondas, sino que son un resultado del proceso de calentamiento.

Cuando se calienta la comida algunas vitaminas, como la vitamina C, se descomponen, explica en su página web de información sobre medicina y salud la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

comida

Pero esto sucede independientemente de si el alimento se calienta en un horno convencional, en un hornillo o en un microondas.

Las proteínas también se “desnaturalizan” (es decir, se descomponen y en ocasiones pierden sus propiedades), cuando se calientan, sea por el medio que sea.

Pero como los tiempos de preparación son más cortos, cocinar con microondas de hecho ayuda a preservar la vitamina C y otros nutrientes.

la mejor forma de usar el microondas es minimizando la cantidad de agua y sin cocinar demasiado las verduras. Aunque si lo que más te preocupa es mantener el valor nutritivo de los alimentos, lo mejor es cocinarlos al vapor. Además, hay otras cosas que se pueden hacer para conservar al máximo el valor nutritivo de los alimentos:

  • Pelar y cortar el alimento justo antes de prepararlo o consumirlo
  • Usar tiempos cortos para lavarlo antes de cocinar
  • Emplear formas de cocción en que el agua y el alimento entren en contacto lo mínimo posible
  • Esperar a que el agua hierva completamente para sumergir el alimento, ya que esto reducirá el tiempo de cocción necesario
  • Cocinar las hortalizas al dente y enfriarlas tras la cocción para preservar sus vitaminas
  • Aprovechar el agua de las verduras cocidas para elaborar otros alimentos, como sopas
  • Evitar almacenar prolongadamente las frutas y hortalizas en el refrigerador
  • Añadir vinagre o zumo de limón contribuye a la conservación de las vitaminas y a la absorción de algunos minerales, como el hierro (aunque también puede cambiar el sabor).

Con información de BBC

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias