Cocina criolla | Receta tradicional de caraotas negras | 800Noticias
800Noticias
Cocina

800 Noticias

Son muchas las tradiciones culinarias que hemos rescatado los venezolanos en esta cuarentena, porque ahora tenemos más tiempo para estar en la cocina y compartir en familia esos deliciosos platos de nuestra cocina criolla.

Este domingo hemos querido llevarle a ustedes una tradicional receta de caraotas negras de la reconocida y muy querida cocinera venezolana Carmen Piedad Montelongo.

En el siguiente post de su cuenta de IG @lamontelongo ella explica, como siempre lo hace, de una manera muy personal y divertida, el paso a paso de este rico y nutritivo plato venezolano. ¡Para chuparse los dedos!

Ingredientes:
1/2 Kg. de caraotas negras
1 cebolla
1 pimentón
4 dientes de ajo
3 ajíes dulces + 1 cucharada de pasta de ají dulce
La parte blanca de un ajoporro
Melao de papelón al gusto (es opcional)
1 litro de fondo de carne
4 cucharadas de aceite
Sal y pimienta negra.
3 hojas de laurel
1/4 de cucharadita comino
Tocineta tocino o chorizo ahumado (opcional)

View this post on Instagram

RECETA TRADICIONAL DE CARAOTAS NEGRAS Ingredientes: 1/2 KL de caraotas negras @granos.pantera 1 cebolla 1 pimentón 4 dientes de ajo 3 ajíes dulces + 1 cucharada de pasta de ají dulce @orinoquiagourmet La parte blanca de un ajoporro Melao de papelón al gusto (es opcional) 1 litro de fondo de carne 4 cucharadas de aceite @vatelvenezuela Sal y pimienta negra. 3 hojas de laurel 1/4 de cucharadita comino Tocineta tocino o chorizo ahumado (opcional) El primer paso es limpiar las caraotas, las abuelitas decían: "escogeme las caraotas" y uno no entendía la importancia de esa encomienda, hasta que tropezaba en medio de esos hermosos granos negros un par de "piedritas" y sentíamos no sólo que habíamos encontrado un tesoro, sino que eramos los salvadores de las muelas familiares. Ahora, los granos vienen empaquetados con estricto control de calidad, pero no sobra comprobar que estén libres de palo y piedra. En agua a temperatura ambiente obligamos las caraotas a pernoctar. Desechamos el líquido. Llevamos los granos al fogón con suficiente agua limpia. Cocinamos tapadas, sin añadirle otro aliño que las hojitas de Laurel. No adicionamos sal para evitar que se pongan necias y demoren el doble en ablandarse o no se ablanden nunca. Ellas son así. Temperamentales. En una ollita teflonada sofreímos los vegetales troceados en minúsculas. Agregamos comino, sal, pimienta y sí vamos a utilizar alguna proteína la convocamos en éste instante, llámese chorizo, tocino, tocineta. Los troceamos armónicamente y los salteamos con el sofrito. Adicionamos el melao y la mitad del caldo de carne, revolvemos y reservamos. En el momento que las caraotas estén suaves, pero firmes, agregamos el sofrito, dejamos cocinar hasta que alcancen el punto de suavidad que nos guste. Sí las quieren para comerlas enteritas como guarnición o parte de un pabellón, destapan y dejan que el líquido merme, siempre pendiente de paletear y de JAMÁS quitarle los ojos de encima, o se pegarán a las paredes de la olla sólo por llamar nuestra atención. Son malcriadas porque se saben que están ricas. Apaguen cuando estén en ese modo tierno capaz de volvernos locos de amor. #NuestraSazonEstaAqui

A post shared by Carmen Piedad Montelongo (@lamontelongo) on

Suscribir vía Telegram
Lea también

Síguenos por @800noticias