Uno de los pilotos del avión de Germanwings estaba fuera de la cabina | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Seyne, Francia | Uno de los pilotos del avión de Germanwings estaba fuera de la cabina cuando se estrelló en los Alpes franceses, matando a las 150 personas que viajaban a bordo, según ha revelado la caja negra recuperada por los investigadores que intentan determinar las causas de la tragedia.

“Al inicio del vuelo, se oye a la tripulación hablar normalmente y después se oye el ruido de una silla que se mueve, una puerta se abre y se cierra, ruidos que indican que alguien llama a la puerta y ya no hay más conversación a partir de ese momento hasta que se estrella”, dijo esta fuente que tuvo acceso a la caja negra hallada el martes poco después de la tragedia y que contiene la grabación de las voces de la cabina.

Los dos pilotos hablaban en alemán. Al final, suenan las alarmas que indican la proximidad del suelo, dijo esta misma fuente que no pudo confirmar si era el capitán o el copiloto el que estaba fuera de la cabina.

El Airbus A320 de Germanwings que se estrelló realizaba el trayecto entre Barcelona y Düsseldorf.

Mientras los investigadores intentan encontrar indicios que expliquen esta tragedia, los equipos de socorro empezaron a recuperar el miércoles los primeros cuerpos o restos de las 150 víctimas del vuelo de Germanwings.

En Alemania y en España, de donde eran 72 y 51 víctimas, respectivamente, las banderas ondearon a media asta.

En Haltern, noroeste de Alemania, rosas y velas jalonaban las escaleras del centro escolar donde estudiaban los 16 estudiantes que perecieron en el accidente.

 

– Familiares visitan lugar de la tragedia –

Dos vuelos con familiares de las víctimas partirán el jueves desde Barcelona y Düsseldorf hacia Marsella, desde donde serán trasladados a las cercanías del siniestro, anunció Carsten Spohr, presidente de Lufthansa, casa matriz de Germanwings.

Asimismo, estaba prevista la llegada de dos autocares procedentes de España a Digne, donde se ha establecido un dispositivo de acogida, que incluye entre otros trabajadores de “emergencia social” españoles, llegados de Barcelona.

En total, según un representante municipal de Digne, Bernard Aymes, centenares de personas llegarán a Seyne-les-Alpes y Le Vernet, donde se han establecido sendas capillas ardientes.

No obstante, no está previsto que las familias lleguen hasta el lugar del impacto, situado a 1.500 metros de altura en una zona de difícil acceso, pero “llegarán lo más cerca” posible, dijo una fuente cercana a la investigación.

Se hará todo lo necesario para “encontrar, identificar y entregar a las familias” los cuerpos de las víctimas, prometió el presidente francés, François Hollande, el miércoles en Seyne-les-Alpes, donde estuvo acompañado por la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy que han agradecido a Francia su ayuda y su hospitalidad.

En la tarde del miércoles se empezaron a trasladar en helicóptero los cuerpos o los restos de los cuerpos destrozados por el impacto.

Junto a la capilla ardiente de Seyne-les-Alpes se ha instalado un camión frigorífico y una camioneta de identificación.

En total, más de 300 gendarmes, 280 policías, un centenar de bomberos, 70 cazadores, así como una decena de médicos forenses participaron el miércoles en las labores de búsqueda e investigación que quedaron suspendidas al caer la noche.

Unos sesenta militares del 4º regimiento de Cazadores, presentes de 2002 a 2012 en Afganistán y en República Centroafricana participan también en la búsqueda.

“Cinco gendarmes de montaña pasan la noche del miércoles para vigilar el lugar”, precisó la gendarmería.

 

– El avión voló hasta el final – La identificación de los cuerpos tomará “días e incluso semanas”, dijo el fiscal de Marsella Brice Robin. Interpol ha enviado un equipo de especialistas.

Sobre las causas de la tragedia, “por el momento no se excluye ninguna hipótesis”, dijo el director de la Oficina de Investigación y Análisis (BEA, según sus siglas en francés), Rémi Jouty, aunque precisó que el avión no estalló en vuelo y “voló hasta el final” antes de desintegrarse por el impacto.

“Si los pilotos no impidieron que el avión se estrellara contra las montañas es porque estaban inconscientes o muertos, o alguien les obligó a morir”, resume este experto interrogado por la AFP.

Un drama calificado de “inexplicable” por el presidente del grupo Lufthansa, Carsten Spohr, quien afirmó que “el avión estaba técnicamente irreprochable y los dos pilotos experimentados”.

Síguenos por @800noticias