El hombre más amado de la última década | 800Noticias
800Noticias
Religión

 

Karol Józef Wojtyła nació el 18 de mayo de 1920 en Wadowice, un pueblo de Polonia cercano a Cracovia.En 1943 ingresó en el seminario clandestino que había fundado Monseñor Adam Stefan Sapieha, cardenal arzobispo de Cracovia, iniciando la carrera de Teología. Fue ordenado sacerdote de la Iglesia Católica el 1 de noviembre de 1946 en la capilla privada arzobispal.

 

El 16 de octubre de 1978, tras dos días de deliberaciones del cónclave, Wojtyła fue elegido sucesor de San Pedro, adoptando el nombre de Johannes Paulus pp II (Juan Pablo II), y convirtiéndose, con 58 años, en el Papa más joven del siglo XX y en el primero no italiano desde el neerlandés Adriano VI (1522-1523). El 5 de noviembre visitó Asís, en el primero de sus 144 viajes por Italia.

 

[[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”8266″,”attributes”:{“alt”:””,”class”:”media-image”,”height”:”269″,”typeof”:”foaf:Image”,”width”:”320″}}]]

 

El Papa Juan Pablo II tuvo un gran impacto en la población mundial, primordialmente por la ayuda que proporcionó a la Iglesia Católica, la cual durante el papado de este personaje logró llegar a los feligreses la figura de un Papa con carisma, reduciendo las brechas que a lo largo de la historia habían existido entre el vaticano y la población.

 

A través de su trabajo con los grupos religiosos logró revivir la fe de los creyentes en la religión católica, a través de la cantidad significativa de visitas a diversos países del mundo.

Una de las características primordiales de este pontífice fue modificar la forma de ver la figura de Jesucristo, en especial la forma de ver a los marginados y desfavorecidos, tomando en cuenta la descristianización de Europa.

 

A su vez, Juan Pablo II hizo un continuo trabajo para luchar contra el comunismo y contra los diversos sistemas dictatoriales en el mundo.

 

El mundo lo reconoció como el Papa Viajero, el Papa Amigo y con su carisma llegó a cada uno de los corazones de los feligreses. Venezuela no se quedó atrás en este aspecto, puesto que nuestra Tierra sirvió en dos oportunidades de hospedaje para el Sumo Pontífice.

[[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”8264″,”attributes”:{“alt”:””,”class”:”media-image”,”height”:”480″,”typeof”:”foaf:Image”,”width”:”281″}}]]

Venezuela no se quedó atrás en la agenda de viajes realizada por el sumo pontífice, puesto que nuestro territorio pudo disfrutar en dos oportunidades de la presencia de su santidad, permitiéndole a los venezolanos colocar su confianza en manos de un hombre lleno de paz y bendiciones.

 

Fuimos muchos los venezolanos hoy en en día tenemos el gusto de decir que pudimos tener en nuestro territorio a un ser tan bondadoso como lo fue el papa Juan Pablo II.

 

La primera visita ocurrió en el año 1985, en donde el sumo pontífice fue recibido por el entonces presidente Jaime Lusinchi. La agenda estuvo llena de eucaristías que iniciaron Miraflores, así como reuniones con los altos funcionarios de la Iglesia católica con la finalidad de reformar en muchos sentidos la forma en la que la Iglesia se había estado viendo, dejando la puerta abierta a la participación de más jóvenes en la comunidad.

 

La segunda visita hecha por el pontífice la realizó en el año 1996, en esta oportunidad inauguró el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Coromoto en Guanare, y ofició la una Santa Misa con la finalidad de revitalizar la fe a amar a la Iglesia y a la humanidad con el amor de Cristo.

 

Hoy en día, el Santuario de la Virgen de Coromoto es un lugar emblemático y representativo de la cultura venezolana, y hasta cierto punto este fenómeno se le puede deber al énfasis dado por el sumo pontífice a seguir luchando por el fortalecimiento de la Iglesia Católica.

                                                 [[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”8265″,”attributes”:{“alt”:””,”class”:”media-image”,”height”:”225″,”typeof”:”foaf:Image”,”width”:”300″}}]]                                                                                                                                             [[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”8268″,”attributes”:{“alt”:””,”class”:”media-image”,”height”:”329″,”typeof”:”foaf:Image”,”width”:”464″}}]]

Indudablemente, Juan Pablo II en sus visitas otorgó a los feligreses un mensaje de esperanza, que permitió que la comunidad cristiana prevalece al menos en el continente latinoamericano y con sus consideraciones y reformas, permitió que las Iglesias del mundo volvieran a llenarse de alegría, juventud y palabra de Dios.

 

Varios han sido los milagros que se le han adjudicado a Juan Pablo II después de su muerte, sin embargo, fue su carisma y devoción lo que más impacto creo en las comunidades a las que visitó.

 

Karol Wojtyła más que un sumo pontífice puede ser considerado como un luchador, como un personaje que enalteció la figura de la Iglesia Católica y le proporcionó esperanzas a los creyentes que luchaban por su libertad, que luchaban por seguir proclamando la palabra de Dios.

 

Este hombre, es conocido por su excelente gestión dentro del vaticano, y por lograr a pesar de las dificultades enaltecer la figura de la Iglesia en un mundo que día a día se adentra más en las consecuencias de la globalización dejando de lado la esencia de lo que es ser humano.  

 

A través de los vínculos que realizó este sumo pontífice con los feligreses, se ha dado a este personaje una importancia representativa, puesto que posee peculiaridades que lo diferencian de otros.

 

La Iglesia Católica ha declarado que desde el año 2011 dos milagros han sido cumplidos por el sumo pontífice lo que lo acerca hacia la figura de un Santo, según los conceptos definidos por la Iglesia Católica.