El papa reúne a Peres y Abas en el Vaticano para una histórica oración por la paz | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

CIUDAD DEL VATICANO, (AFP) -El papa Francisco cumple el domingo un gesto histórico en el Vaticano al reunir para una plegaria inédita por la paz en Medio Oriente al presidente israelí Shimon Peres y al líder palestino Mahmud Abas.

“La oración lo puede todo” escribió la víspera el papa en Twitter en la que pide rezar “por la paz en Medio Oriente y en el mundo”. El acto, que incluye oraciones, meditaciones y música, se celebrará en un lugar neutral, los jardines del Vaticano, al aire libre y sin símbolos religiosos.

Mahmud Abas se felicitó de la iniciativa del papa y recordó los acuerdos de paz de Oslo que firmó en 1993 en la Casa Blanca junto a Peres. “Esperemos que esta oración de espíritu y corazón pueda ayudar por fin a Israel a decidirse […] Desgraciadamente el poder ejecutivo en Israel está ahora en manos de opositores a estos acuerdos” dijo el líder palestino en una entrevista al periódico La Repubblica.

El papa argentino, cuya popularidad crece entre católicos, judíos y musulmanes, lanzó de forma inesperada durante su viaje en mayo a Tierra Santa esta audaz iniciativa con el deseo de acercar a israelíes y palestinos, particularmente distanciados tras el fracaso en abril de las negociaciones de paz.

“Será como una pausa de la política para contemplar el conflicto israelí-palestino desde lo alto”, explicó el custodio de Tierra Santa, el franciscano Pierbattista Pizzaballa.

El religioso recalcó que no se trata de una “oración interreligiosa” y que cada uno rezará según su confesión para invocar la paz. Cada momento del encuentro ha sido estudiado minuciosamente para evitar que el acto sea instrumentalizado por alguna de las partes.

Francisco explicó a la prensa que sería “una locura” que el Vaticano hiciera propuestas de paz o mediara en las negociaciones, por lo que no se esperan frutos inmediatos del encuentro.

Se trata sobre todo de un gesto simbólico para defender e invocar la paz, que durará cerca de una hora.

El jefe de la Iglesia católica desea mostrar con hechos que las tres religiones monoteístas -cristiana, judía y musulmana- además de tener raíces comunes pueden trabajar juntas por la paz.

Peres –que arribó a Roma el domingo por la mañana– será el primero en llegar al Vaticano, hacia las 18H15 (16H15 GMT), y un cuarto de hora más tarde lo hará Abas, proveniente de Egipto.

Los dos líderes viajan acompañados por delegaciones de entre 15 y 20 personas, entre ellas representantes de las religiones presentes en ambos países.

Peres y Abas serán recibidos por el papa en la sencilla residencia de Santa Marta, donde vive Francisco, y no en el palacio apostólico como suele ocurrir en las visitas oficiales.

Luego, junto con el patriarca de Constantinopla, Bartolomeo I, se trasladarán caminando a través de los jardines hacia la Casina Pío IV, no muy lejos del Museo Vaticano.

Allí se desarrollará la ceremonia, dividida en tres actos.

En cada uno de ellos se ofrecerá una oración -primero judía, luego cristiana y por último musulmana- de agradecimiento por la Creación, se pedirá perdón por los pecados cometidos y por último se invocará la paz.

Todos los momentos serán precedidos por música, interpretada en vivo, que permitirá a los asistentes recogerse en meditación.

Los judíos rezarán en hebreo, los cristianos en inglés, árabe e italiano y los musulmanes en árabe.

El Vaticano publicó el sábado los textos de las oraciones y de las invocaciones para evitar sorpresas.

“Cada delegación escogió sus textos. Todos saben todo de todos. La transparencia es total”, explicó uno de los organizadores.

Entre los invitados a asistir a la ceremonia figura el rabino Abraham Skorka y el profesor musulmán Omar Abboud, dos amigos argentinos del papa, que acompañaron a Francisco durante su visita a Jerusalén.

El encuentro público se cerrará con un “gesto común de paz”: los tres se darán la mano y luego plantarán juntos un olivo, símbolo de la paz.

Al final, el papa tiene previsto un breve encuentro a puerta cerrada con los dos presidentes, antes de que abandonen el Vaticano.

Síguenos por @800noticias