Detección temprana de los trastornos alimenticios aumenta la posibilidad de recuperación | 800Noticias
800Noticias
Salud

Nota de prensa

Los Trastornos de Alimentación (TA) son enfermedades mentales severas y con frecuencia fatales, que se caracterizan por una alteración grave en los patrones de alimentación, preocupación exagerada por la comida, el peso y la imagen corporal. Así lo indica la Dra. Ana María Ríos de Isaac, psiquiatra infantil y juvenil del Centro Médico de Caracas, especialista en trastornos de la conducta alimentaria, con motivo a celebrarse el 30 de noviembre el Día Internacional de la lucha contra los Trastornos de Alimentación.

“Los tipos más importantes de TA son anorexia nerviosa, bulimia, trastornos por atracones y el trastorno de la conducta alimentaría no especificado. Estos se desarrollan frecuentemente durante la adolescencia o la adultez temprana, y en algunos casos pueden iniciarse en la niñez y adultez tardía”.

Los TA son enfermedades complejas cuyas causas vienen dadas por una interacción de factores genéticos, biológicos, psicológicos, familiares, ambientales, culturales y rasgos de personalidad.

De acuerdo a la especialista, la anorexia es la enfermedad mental con mayor tasa de mortalidad, llegando a un 25 por ciento. Esta es considerada un problema de salud universal, más común en mujeres que en hombres. “Los síntomas de esta patología son rechazo para mantener el peso mínimo para su edad, delgadez extrema, desnutrición severa, miedo intenso de ganar peso, alteración de la imagen corporal, conductas compensatorias para prevenir ganancia de peso como el uso de laxantes, diuréticos, vómitos auto inducidos, o dietas estrictas, ayunos prolongados y ejercicios. Otros síntomas son ausencia de menstruación, lesiones óseas, anemia leve, uñas y cabello quebradizo, piel seca y de color amarillento, infertilidad, constipación severa, hipotensión arterial, daño cerebral y falla de múltiples órganos”.

La detección temprana de los trastornos alimenticios es fundamental, ya que esta relacionado con la posibilidad de recuperación. El conocimiento del trastorno, así como las campañas de educación y prevención, han ayudado a hacer más diagnósticos precoces. Ríos de Isaac subraya la importancia de estar atento a las señales de alerta para saber si una persona sufre de TA, pues por sí mismas no suelen reconocer el problema.

Estos trastornos deben ser tratados con programas definidos de acuerdo a las necesidades de cada paciente, por lo que necesitan una atención médica especializada y compleja con un equipo multidisciplinario que incluya pediatra o médico internista, psiquiatra, psicólogo, nutricionista, terapista ocupacional y enfermeras especializadas.

Síguenos por @800noticias