Esta es la relación que existe entre el tromboembolismo y cáncer - 800Noticias
800Noticias
Salud

800 Noticias

El cáncer provoca coágulos. Es una manifestación más de la enfermedad. Además, la trombosis es causa de muerte en los pacientes con cáncer, pero es prevenible. Para saber un poco más la relación que existe entre el cáncer y la enfermedad tromboembólica hablamos en Infosalus con el doctor Andrés Muñoz, coordinador de la sección de Trombosis y Cáncer de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Según nos explica, la enfermedad tromboembólica consiste en la formación de coágulos o de trombos en el sistema circulatorio, en las venas de los pacientes, y es una patología muy frecuente en los pacientes con cáncer.

«Son provocados por los tumores y son muy típicos en las piernas, aunque también se pueden forman en el abdomen o en los brazos, aunque en estas últimas localizaciones son menos frecuentes. Estos coágulos se pueden desprender, y viajar por toda la circulación, y al final acabar en el corazón, que los envía al pulmón; es lo que se denomina un tromboembolismo pulmonar. Es una complicación muy frecuente de los pacientes con cáncer», detalla el también profesor asociación de la Universidad Complutense de Madrid.

Cuenta como curiosidad que el padre de esta enfermedad, el médico francés Armand Trousseau, en 1865 describió que los cánceres digestivos ocasionaban coágulos de repetición y había pacientes con cáncer que generaban muchos coágulos. Y luego, dos años después, en 1867, el mismo doctor se autodiagnosticó de trombosis de repetición y se murió de un cáncer. De hecho, a este síndrome de coágulos de repetición se le denomina el ‘síndrome de Trousseau’, apunta.

Son habituales estas complicaciones entre los pacientes con cáncer pero no todos los tumores tienen este riesgo de generar coágulos. En concreto, el doctor Muñoz cita que entre los tumores con mucha carga trombótica, que pueden generar muchos coágulos, son característicos los cánceres de páncreas, el de pulmón, los gliomas, y el cáncer gástrico. Mientras, indica que el cáncer de mama o el de próstata presentan poco riesgo trombótico.

SÍNTOMAS

A la hora de sospechar de enfermedad tromboembólica en un paciente con cáncer, el especialista en Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid resalta que habría dos tipos de síntomas:

.- Síntomas típicos de las trombosis venosas profundas de las piernas: pierna inflamada, roja, caliente y que duela, muchas veces; y es típico en una sola pierna.

.- De las embolias de pulmón: falta de aire de respiración, el paciente cuenta que tiene disnea de forma súbita, dolor torácico o de pecho, y también puede tener hemoptisis o tos con sangre, aparte de respiración rápida porque el paciente se fatiga.

«El problema es que los síntomas del propio cáncer de pulmón o de las metástasis pulmonares son muy parecidos y no los sospechamos y pensamos que es por el propio cáncer. O esos síntomas como la fatiga o el cansancio se relacionan con los tratamientos por ejemplo de quimioterapia. Se confunden en muchos casos los síntomas del cáncer o de los tratamientos, lo que dificulta muchas veces su diagnóstico», sostiene el oncólogo, al tiempo que destaca que, en ocasiones, estos eventos se localizan de forma accidental, a través de un escáner, donde se aprecian los coágulos.

UNA INCIDENCIA QUE SE HA TRIPLICADO

Es una complicación muy frecuente y cada día más, según prosigue el miembro de la SEOM, y de hecho, resalta que en los últimos 20 años la incidencia de los coágulos se ha triplicado, apuntando a cuatro circunstancias. Primero, dice que se realizan más y mejores técnicas de imágenes y estas son más precisas, de mayor calidad, y se detectan coágulos que antes no se veían; aparte de que los pacientes viven más y cuanto más viven mayor probabilidad de desarrollar un trombo.

Asimismo, subraya que se están empleando cada vez más tratamientos en oncología y se opera más. Según recalca, muchos tratamientos oncológicos, muchos de ellos trombogénicos (quimioterapia, hormonoterapia, y parece ser que la inmunoterapia también), y las cirugías se asocian a trombosis. En último lugar, celebra la mayor concienciación de los médicos especialistas en la trombosis, gracias una mayor formación en la materia, y que favorecería esa mayor detección de trombos en pacientes con cáncer.

TRATAMIENTOS EN ESTOS CASOS

En este sentido, el coordinador de la sección de Trombosis y Cáncer de la Sociedad Española de Oncología Médica subraya que el tratamiento en estos casos se basa en terapia farmacológica anticoagulante. En España, precisa que se usan las heparinas de bajo peso molecular desde hace casi 20 años, un tratamiento que se pincha una o dos veces al día, «muy eficaz y muy seguro».

Más recientemente dice que se han incorporado los anticoagulantes orales de acción directa, que parece que están teniendo resultados muy similares a las heparinas de bajo peso molecular, si bien estos no están financiados por la Seguridad social.

¿SE PUEDEN PREVENIR LOS EVENTOS TROMBÓTICOS?

A día de hoy se pude disminuir la incidencia del tromboembolismo en los pacientes con cáncer gracias a los mismos fármacos, pero en dosis más bajas, según señala. «Para tratar esta enfermedad se pueden emplear estos fármacos como preventivos, tanto por vía oral como pinchados», aclara.

Por otro lado, el doctor Andrés Muñoz, junto con el doctor José Manuel Soria del Hospital Sant Pau de Barcelona, ha diseñado un modelo clínico genético que permite estimar el riesgo de que un paciente pueda desarrollar trombosis, un test pionero para evitar que se generen coágulos en estos pacientes.

«Hay tumores trombogénicos en los que es necesario buscar a qué paciente dárles tratamiento de forma preventiva. Hoy en día hay varios modelos predictivos para definir el riesgo de trombosis en pacientes con cáncer, la mayor parte clínicos, basados en variables clínicas como el IMC o tipo de tumor, y el estadio. Nosotros hemos añadido la genética del paciente, y con estas cuatro variables somos capaces de predecir el riesgo de trombosis en pacientes con cáncer», celebra el médico especialista en oncología médica.

A su juicio, es muy importante finalmente que los pacientes con cáncer sepan cuáles son los síntomas por los que deben consultar con su médico, e incluir entre estos, información sobre los posibles síntomas de trombosis. «Con ello se puede mejorar mucho el diagnóstico precoz», concluye el doctor Muñoz.

Con información de Infosalus. 

Síguenos por @800noticias