Cómo cuidar el cuero cabelludo para evitar la caída - 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

Agencias

Normalmente solemos ignorar las áreas de nuestro cuerpo que no están tan a la vista, y el cuero cabelludo es una de ellas. Lo malo es que al privarle de los cuidados de belleza que necesita para estar en perfectas condiciones pueden aparecer problemas como irritación, picor y sequedad, por no hablar de la temida caspa. Esto deriva en rotura, pérdida de densidad e incluso caída del cabello. En cambio, cuando está sano no debe haber enrojecimiento, irritación ni acumulación de escamas; así como tampoco debe de tener mal olor.

“El cuero cabelludo no solo lo forma la piel que rodea al cráneo, sino también el tejido subcutáneo donde se encuentra el folículo piloso. Esta piel es diferente a la del resto del cuerpo, ya que esta zona está altamente vascularizada y, además, tiene una actividad elevada debido a la frenética producción de células para generar cabello nuevo, acción que puede producir un alto asentamiento de células muertas en la superficie”, explica Adolfo Remartínez, creador de Nuggela & Sulé. De ahí que sea importante tanto su limpieza habitual como una exfoliación semanal, al igual que haces con la piel del resto del cuerpo.

Si usas un champú específico para pelo coloreado, por ejemplo, intenta alternarlo con uno purificante una vez a la semana, ya que este último limpia más en profundidad el cuero cabelludo. Además, independientemente del tipo que sea, debes masajearlo durante tres minutos para que sus activos penetren en el bulbo piloso y puedan cumplir su función lavante y cosmética. Acompáñalo también de una exfoliación semanal que elimine células muertas y los residuos que dejan los productos capilares, sobre todo los de styling y el champú en seco. “Los productos específicos para cuero cabelludo lo oxigenan y mejoran la circulación, ambos clave para tener un cabello saludable”, aconseja Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez. Y recuerda aclarar muy bien para eliminar cualquier resto de producto y terminar con un chorro de agua fría, que activará la circulación sanguínea de la zona.

Cuero cabelludo seco

Las personas cuya piel es seca también son propensas a tener el cuero cabelludo seco; ambos derivados de factores genéticos, el aire seco, el lavado excesivo y también la vejez. En este caso, la piel de la cabeza se irrita y se descama porque no tiene suficiente aceite y humedad. Encima, “es muy molesto porque sueles tener sensación de tirantez y picor. La solución es aplicar un bálsamo una vez a la semana que calme y aporte un plus de hidratación. Los activos que debe tener este son extracto de brotes de soja (hidratante y regenerador), extracto de germen de trigo (nutre y protege contra los rayos UV, el calor y la decoloración del color) y aceite de algodón (protege frente a los radicales, revitaliza y fortalece)”, recomienda Beatriz Guerrero, CEO de Ángela Navarro.

Además, también es aconsejable que trates de lavarte el pelo con menos frecuencia y uses agua tibia en lugar de agua caliente, ya que esta última es más irritativa. Un tónico para el cuero cabelludo también te calmará y aportará un extra de hidratación entre lavado y lavado.

Cuero cabelludo graso

“Este es más complicado de tratar porque si no encuentras el equilibrio de los productos que uses, puedes provocar un efecto rebote”, asegura Guerrero. Lo más seguro es que en este caso tengas que lavarte la cabeza con más frecuencia, así que opta por fórmulas suaves, sin sulfatos, que puedes alternar con un champú purificante.

Y fíjate en que tus productos capilares incorporen árbol de té o ácido salicílico, así como otros activos que prevengan la grasa: “El extracto de raíz de bardana fortalece y tiene propiedades antibacterianas, el de enebro repara y regenera el cuero cabelludo, el extracto de piel de limón es antiinflamatorio, antibacteriano y antifúngico, y el de tomillo tiene propiedades cicatrizantes”, enumera la CEO de Ángela Navarro.

Con información de Vanitatis

Lea también
Síguenos por @800noticias