Día de Jesús de la Misericordia | 800Noticias
800Noticias
Religión

El mensaje y la devoción a Jesús como la Divina Misericordia está basada en los escritos de Santa María Faustina Kowalska, una monja polaca que escribió un diario de alrededor de 600 páginas en el que se relatan las revelaciones que ella recibió sobre la Misericordia de Dios. De la Redención a la Misericordia. 15 de abril día de Jesús de la Misericordia
Hace apenas unos pocos días, conmemoramos  la pasión y muerte de Jesús. Como les señalé para el momento; crucifican a Cristo en el Calvario, Jesús en la cruz, con un sufrimiento físico y moral muy grande; muere en ella para salvarnos del pecado y darnos la vida eterna; él fue capaz de perdonar, hasta a los que le maltrataron y ofendieron.   
Jesucristo nos redimió de toda iniquidad, y lo logró al DARSE A SÍ MISMO por nosotros. Como él mismo dijo y se comenta en Mateo 20:28: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, Y PARA DAR SU VIDA EN RESCATE POR MUCHOS.” Debo aclarar que para ese “MUCHOS (AS)”, aparte de los pecados que uno comete durante su vida, también se incluye el pecado que Adán y Eva cometieron con su soberbia y desobediencia,  el cual pasa de generación en generación a toda la humanidad, haciéndonos pecadores desde el momento en que nacemos, (queda como anillo al dedo el refrán de; pagamos justos por pecadores), pero ese pecado queda eliminado de nuestra alma cuando nos suministran el Sacramento del Bautismo. La Iglesia Católica define el Sacramento del Bautismo como: “Un signo sensible instituido por nuestro Señor Jesucristo para perdonar el pecado original y cualquier otro que hubiese en el que se bautiza”. Como se lee en Romanos 5:18-19 que dice: ”Por tanto, así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos. Porque así como por la desobediencia de uno solo, muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo, muchos serán constituidos justos.
Pero bueno; somos seres imperfectos, sensibles al pecado, reactivos a las tentaciones de éste mundo, y entonces seguimos pecando…  y de qué manera.
Tan solo con cumplir con el primer mandamiento de la Ley de Dios; “Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”  tendríamos para mantener a Dios nuestro Padre, a su Hijo, al Espíritu Santo, a la Virgen y a toda la comunidad del cielo completa, muy contenta con nosotros, porque quién ama a Dios sobre todas las cosas, y quién ama a  su prójimo como a sí mismo, cumple perfectamente con toda Ley de Dios, pero no es así, y de muchas maneras no cumplimos con este mandamiento.

De la Redención a la Misericordia

Por nuestra gran cantidad de pecados, no ha sido suficiente la Redención de Cristo para salvar nuestras almas, y qué se le ocurre a Jesús para salvarnos, borrar totalmente el pecado de nuestras almas, y al morir ni siquiera pasar por el purgatorio…? Presentársenos como Jesús de La Misericordia, y viene con buenas noticias para que nos ganemos la vida eterna, donde se nos presenta  no como Juez sino como Salvador, y nos invita a ser devotos de esa Misericordia Divina, devoción que comienza en Polonia gracias a Sor María Faustina Kowalska, quien tuvo visiones de Jesús a partir del 22 de febrero de 1931 y hasta su muerte, el 5 de octubre de 1938 y sus visiones las transmitió; gracias a Dios que lo hizo así, y ahora todos podremos salvarnos…si así lo queremos.Ella anotó en su diario todas las revelaciones de Jesús, texto que ahora es la base de esta devoción católica.
Sor María Faustina escribió, que Jesús le dijo que pintara su imagen tal y como la veía, y que escribiera las palabras “Jesús, en Vos Confío” al pie de la pintura, que debía ser venerada primero en su capilla y después a nivel mundial.
Y cómo fue la imagen que vio Sor María Faustina? En su diario ella escribió: “Al anochecer, estando en mi celda, vi al Señor Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho. De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido, “Los dos rayos indican Agua y Sangre. El rayo pálido significa el Agua que hace las almas justas. El rayo rojo significa la Sangre que es la vida de las almas”. “Estos dos rayos salieron de las profundidades de mi tierna Misericordia dijo Jesús, cuando mi corazón agonizado fue abierto por la lanza en la Cruz”, agregó la monja citando la Revelación Divina, y continuando con su misión escribió en silencio y dijo en su escritura, “atentamente miraba al Señor, mi alma estaba llena de temor, pero también de una gran alegría, entonces Jesús siguió y me dijo cuales serían las ideas básicas del culto”:

– “Yo prometo que el alma que venere esta imagen, no perecerá, y le prometo victoria sobre sus enemigos aquí en la tierra, y especialmente a la hora de la muerte. Yo mismo la defenderé con mi propia Gloria”

– “Toda alma que cree y tiene confianza en mi misericordia, la obtendrá.”- “La última tabla de salvación es recurrir a mi misericordia”.

– “Yo soy el amor mismo y la misma misericordia”.

– “Las almas que veneran mi misericordia resplandecerán con un resplandor especial en la vida futura. Ninguna de ellas irá al fuego del infierno. Defenderé de modo especial a cada una en la hora de la muerte”.

– “A las almas que propagan la devoción a mi misericordia, las protegeré durante toda su vida como una madre cariñosa a su hijo recién nacido, y a la hora de la muerte no seré para ellos Juez, sino Salvador Misericordioso”.

– “Que no tema acercarse a mí el alma débil, pecadora, y aunque tuviera más pecados que granos de arena hay en la tierra, todo desaparecerá en el abismo de mi misericordia”.

– “No castigaré aún al pecador más grande, si él suplica mi compasión, sino que lo justificaré en mi insondable e impenetrable misericordia”.

– “Quien no quiere pasar por la puerta de mi misericordia, tiene que pasar por la puerta de mi justicia”.                                                          

– “Yo preservaré a las ciudades y casas en las cuales se encontrase la imagen de La Divina Misericordia”.
– “Deseo conceder el perdón total a las almas que se acerquen a la confesión y reciban la Santa Comunión el día de la Fiesta de Mi misericordia”.                                                                                                  
El culto fija las 3:00 pm como la hora de la Divina Misericordia (la hora de la muerte de Jesús), en la que nada le será negado al fiel y al devoto. Durante esa hora los seguidores de la Divina Misericordia rezan el Vía Crucis, o cuando menos se sumergen en minutos de intensa oración, comenzando con la siguiente jaculatoria : Oh sangre y agua que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús, como una fuente de Misericordia para nosotros yo confío en Ti.  

Sor María Faustina hoy en día llamada Santa Faustina, murió de tuberculosis en Cracovia, y fue sepultada en la capilla de su convento, bajo la imagen de la Divina Misericordia que ella misma pintó.
Karol Wojtyla, quién primero fue obispo y luego arzobispo de Cracovia entre 1958 y 1967, conocía de primera mano la devoción de la Divina Misericordia.
El culto fue prohibido por 20 años, durante y después de la Segunda Guerra Mundial, pero lentamente se dio a conocer dentro y fuera de Polonia. La Santa Sede permitió la práctica de esta devoción el 15 de abril de 1978, unos meses antes de la llegada de Juan Pablo II al trono de Pedro.
La religiosa, a quien al principio daban por desequilibrada, fue beatificada por su compatriota Juan Pablo II el 18 de abril de 1993, y canonizada por el mismo pontífice el 30 de abril de 2000, la primera santificación del año del jubileo. (El año Jubileo o Año Santo es en la Iglesia Católica Romana una celebración ordinaria que se celebra cada 25 años y que tiene por objeto obtener la indulgencia plenaria.)

El segundo Domingo de Pascua (el domingo siguiente a la Pascua de Resurrección) es el día de la Divina Misericordia.                            
Como dato importante tenemos, que Juan Pablo II murió el domingo siguiente a la Pascua en 2005  y fue beatificado el domingo posterior a la Pascua en 2011, ambos día de la Divina Misericordia.

Qué le gusta a  Jesús de La Misericordia que le recemos?
Le gusta que le recemos La Coronilla de La Misericordia y sobre esto le dijo a Sor Faustina: “Oh, ¡qué enorme caudal de gracias derramaré sobre las almas que recen esta coronilla! Las entrañas de mi Misericordia se enternecen por aquellos que rezan la coronilla”.
“Esta oración sirve para aplacar la cólera de Dios. Tú la recitarás sirviéndote del Rosario, de la manera siguiente:
En primer lugar reza un Padrenuestro, un Ave María y Credo, termina con un Gloria,                                                                                     
Después en las cinco cuentas separadoras de cada decena dirás: Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y Sangre, Alma y la Divinidad de tu Amado Hijo y Señor Nuestro Jesucristo, en expiación de nuestros pecados y los del mundo entero.
En las decenas después de cada cuenta separadora  repites: Por su dolorosa Pasión, tened misericordia de nosotros y del mundo entero.
Al final dirás tres veces:
Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.
 
En nuestro país Venezuela cada vez son más las iglesias que tienen la imagen de la Divina Misericordia, y hasta en las calles y avenidas podemos ver dicha imagen.
 
Recuerda que a las tres de la tarde es la hora de la Misericordia Divina, y estando en el lugar donde te encuentres, tan sólo con decir “Jesús yo confío en Ti” ya estarás agradando a Nuestro Señor.