Se elevaron precios de arepas y empanadas por escasez de materia prima | 800Noticias
800Noticias
Economía

La escasez de harina de maíz, aceite y el alto costo de la carne, pollo, queso y otros ingredientes utilizados para rellenar arepas y empanadas han ido elevando significativamente los precios de estas comidas en la calle, reseñó el diario El Tiempo.

Para los habitantes de Anaco, estado Anzoátegui, comer estos alimentos se ha convertido en un lujo, ya que el costo de una empanada ha subido en los últimos días a Bs 80 y 120, cuando se conseguían en 60 y 70 bolívares, mientras que las arepas se encuentran en 150 y hasta 250 bolívares.

Quienes las venden en locales, casas y puestos ambulantes afirman que cada vez se les hace más difícil conseguir los insumos a precio regulado.

Marlín Rivas vende empanadas desde hace seis años en su casa. Afirmó que a pesar de que las ventas se mantienen, hace “magia” para conseguir los insumos.

Además de lo costoso de los materiales, están las largas colas que debe hacer cuando llega harina de maíz a algún establecimiento comercial. “Una vez hice una cola desde las 4:00 de la mañana hasta las 5:00 pm en el Abasto Bicentenario para comprar cuatro paquetes”.

Aseveró que estar tanto rato parada no le resulta, pues “es tiempo perdido y un día sin laborar”.

Una expendedora del mercado municipal que no quiso identificarse, aseguró que para seguir trabajando ha tenido que pagar el paquete de harina en 60 bolívares.

Manifestó que la necesidad la ha obligado a adquirir los productos al doble del precio estipulado. “¿Si trabajo toda la mañana: en qué momento hago una cola?”.

SUBEN

Lucila López, otra vendedora que depende de las empanadas para ganarse su sustento, manifestó que desde que comenzó el año el trabajo se le ha hecho difícil. “No he podido mantener el precio de mis empanadas, pues semanalmente el costo del queso, la carne y el pollo aumenta”.

Contó que está pagando Bs 1.200 por un kilo de carne y hasta 600 bolívares por el queso blanco.

Una anaquense que se dedica también a este trabajo y tiene su puesto de comida en la calle Portuguesa aseveró que el aumento constante causa molestia en los clientes.

Añadió que ahora las ganancias no se ven. “Estoy trabajando para comprar insumos y poder volver a abrir al otro día”.

Lisbeht Martínez aseveró que sus clientes entienden la situación y por esa razón las ventas no han bajado tanto. “Ellos también son venezolanos. No venden arepas, no venden comida, pero se ven afectados”.

TEMOR

Quienes se dedican a preparar empanadas y arepas afirman que la escasez de carne en Anaco los mantiene de manos atadas. “Si las cosas siguen así, la carne roja ya no será un relleno que podamos ofrecer”, manifestó la comerciante Mercedes Méndez.

Síguenos por @800noticias