Pupitres vacíos: La evidencia del ausentismo escolar | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Con información de Panorama

Asistir a clases los cinco días a la semana se convirtió en un reto que no muchos logran superar. Problemas de alimentación, intermitencias en el servicio de electricidad y  de agua, así como la  falta de efectivo para el traslado de los niños a las instituciones, son los principales motivos que exponen los representantes, según confesiones de los docentes.

En el primer trimestre del año escolar 2017-2018, el ausentismo escolar se ha pronunciado notablemente. Las ausencias en las aulas se ven de manera “intermitente” y por razones tan simples como no poder lavar el uniforme o  no tener qué darles de comer a los
niños.

Cada mañana, las maestras de un colegio femenino arquidiocesano de la parroquia Francisco Ochoa, en San Francisco, se han visto en la necesidad de preguntarles a las alumnas durante el recreo, quiénes llevaron alimentos. Luego de contarlas, se hace un compartir entre aquellas que no llevaron ningún tipo de comida.

Por esta razón, las directivas sensibilizaron a los representantes para colaborar con la alimentación de las alumnas, que a diario se saltan el desayuno. Con los aportes, que comúnmente varían entre panes, harina y queso, se preparan raciones en la cocina escolar.

Los días que se imparte Educación Física la matrícula baja notoriamente, pues los casos de desmayos durante las prácticas son habituales. En algunos casos los propios padres temen enviar a las estudiantes que “ayunan”.

El número de niños matriculados no corresponde con los que se contabilizan en las listas de asistencia. Por lo menos un 40% de los estudiantes han dejado de ir normalmente a clases, indicó una maestra del Centro de Educación Inicial Joaquín Piña. “Cada día es distinto, no sabemos cuántos niños atenderemos. A veces, por pena, los papás ni explican por qué no los traen”, dijo una maestra de sala de 4 años.

Sucede también en un reconocido plantel del sector San José en Maracaibo, que  reportó ausencias constantes de sus alumnos. La principal causa de muchos es lo difícil de trasladarse hacia la institución, reduciendo, al menos, un 15% la asistencia.

Las instituciones públicas muestran mayor cantidad de pupitres vacíos. En un colegio público ubicado en la zona norte de la capital zuliana, una docente del tercer grado confesó que “de 25 niños que apenas hay inscritos por aula, asisten entre 10 y 12, como mucho”.

A pesar del ausentismo, hay otro factor que si impulsa la asistencia: los días en que funciona el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en las escuelas. “Cuando el PAE despacha desayunos o almuerzos, los padres envían a sus muchachos a ver si de ese modo logran que tengan una comida en el día”, contó un educador de una institución de la parroquia Idelfonso Vázquez.

Similar es el escenario en la Escuela Básica Indio Mara, en donde ha bajado un 30%  la afluencia de estudiantes, en comparación con el período 2016-2017.

Pero el ausentismo escolar no solo responde a causas domésticas sino también al creciente número de venezolanos que se van a otros países en búsqueda de mejores oportunidades.

En una institución básica ubicada en la parroquia Chiquinquirá, la principal autoridad indicó que, de unos 260 niños con los cuales arrancó la matrícula 2017 – 2018, en lo que va de año apenas asisten 188 de ellos, pues muchos representantes han retirado sus hijos para emigrar, siendo frecuentes que viajen a Colombia, Chile y Perú.

“Estamos recibiendo, mínimo, un retiro  por semana. Hasta ahora ya van más de 60  niños que se han ido en lo que va de período escolar. El ausentismo se está presentando también de ese modo, no retornan”, sentenció la directiva, quien vaticina una posible clausura luego de casi setenta años de labor.

La dirección de un liceo sexagenario del sector Las Delicias dio preaviso a los representantes: van a cerrar sus puertas. La dificultad para sostener la institución detonó la decisión tomada. Una escasa matrícula que se reduce año tras año, la imposibilidad de cubrir las vacantes de docentes de forma inmediata y motivos económicos ponen fin a la continuidad de la loable labor que han  mantenido por varias generaciones.

Al ser consultada, Damelis Chávez, secretaria de Educación del Zulia, expresó que el ausentismo escolar se debe a que “hay lapsos de altas y bajas en el sector educativo. Luego de Navidad y Carnaval, los niños se van integrando paulatinamente a las aulas de clases”.

Admitió que, presentan “dificultades para cumplir con el programa de alimentación escolar”, pero dijo que se hace “un gran esfuerzo” para despachar. “Si es verdad que no están llegando todos los rubros pero el Gobierno está haciendo lo que está en sus manos para cumplir con el PAE”, apuntó.

Síguenos por @800noticias