Pollo asado dominguero con verduras | 800Noticias
800Noticias
Cocina

Agencia.- Ah, los domingos, cuando se permite todo o casi todo, desde abrir la primera birra a horas poco decentes hasta currarse una receta cuya ejecución dure más de una hora, algo que mucha gente —entre ellos el menda— no puede hacer entre semana. Ah, los domingos. Qué bien lo saben los que invitan a su casa a familia, amigos y amigos de amigos para llenar la panza, jugar a las cartas y escuchar a Frankie blue eyes durante buena parte de la tarde, antes de empezar a limpiar los restos de la hazaña.

Qué bien lo saben ellos y qué bien lo saben los británicos, tan amantes del día que han nombrado una preparación en su honor, el Sunday roast, un asado de carne con verduras, salsa guarra de la buena y yorkshire puddings (una mezcla bastarda entre bollo y pastel para que el unte no pare).

Aunque la mía no es una receta 100 % fiel, sí que se inspira en el espíritu de la original, está pensada para aprovechar la estacionalidad de los ingredientes —hay verduras estupendas para asar todo el año, aunque en los meses del fresquiviri mola más— y mezcla dos técnicas que me vuelven loco: la de la mantequilla subcutánea y la de asar el pollo de Berasategui.

Aunque en el Reino Unido hacen el gravy —esa salsa espesa y maravillosa que tiene como base un fondo— a partir del preparado granulado que venden en el súper, me parecía una falta de respeto no aprovechar una carcasa de pollo que tuvieron a bien regalarme en el mercado para currármela desde el principio. Aquí, como siempre, que cada uno se rasque la espalda de la manera que más le guste, pues se puede usar un caldo de carne, de pollo o de verduras. Si no tienes, añade agua, aprovecha los jugos que suelta el pollo al asarse y después, si falta sabor, añade un poco de salsa de soja y Perrins.

Dificultad

Para los que van por ahí como pollo sin cabeza. Fácil, fácil.

Ingredientes

Para 4 personas

1 pollo entero
4 patatas
3 zanahorias
2 chirivías
2 cebollas
1 lima
1 cabeza de ajos
1 cucharada de perejil fresco picado
3 cucharadas de mantequilla
600 ml de caldo de pollo
1 cucharadita de tomillo seco
1 cucharadita de harina de trigo
Sal
Pimienta
Preparación

Precalentar el horno a 160 ºC.
Picar uno de los dientes de ajo y mezclarlo con una cucharada de mantequilla y el perejil fresco picado.
Limpiar bien el interior del pollo y retirar las plumas de la piel (si ha quedado alguna).

Colocar las verduras y la cabeza de ajos cortada por la mitad en la bandeja del horno y salpimentarlas. Humedecer el fondo con unos 250 ml de caldo de pollo y disponer el pollo encima de las verduras con las pechugas mirando hacia arriba. Hacer un corte en la piel de las pechugas e introducir la mezcla de mantequilla, ajo y perejil en él. Cerrar con la piel y untar el resto de las pechugas con otra cucharada de mantequilla. Salpimentar bien, incluido el interior, donde meteremos la lima, cortada por la mitad.

Colocar la bandeja en una posición del horno que deje un palmo de distancia entre el techo y el pollo. Hornear 45 minutos. Después, subir a 200 ºC y hornear otra media hora. Por último, darle la vuelta al pollo y hornear 15 minutos más. Pasado ese tiempo, sacarlo a una rejilla encima de una fuente (para no manchar), taparlo con papel aluminio, hacer un par de chimeneas y dejarlo reposar 10 minutos.
En una olla amplia, derretir la mantequilla, añadir la harina y cocinar la mezcla durante 5 minutos a fuego suave. Recuperar media cabeza de ajos, triturarlos, y añadirlos a la olla junto con el tomillo y los jugos del pollo del fondo de la bandeja. Si la salsa queda muy espesa, aligerarla con un poco más de caldo de pollo hasta que tenga la consistencia deseada.
Trinchar el pollo y servir acompañado de las verduras asadas y la salsa gravy.

Síguenos por @800noticias