Marinellys, una periodista que desde el Vaticano, busca “llenar las ollas” en Venezuela | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Con información de Aleteia

La solidaridad de quienes han emigrado desde Venezuela, huyéndole a la crisis política y social que se vive en el país suramericano, es la respuesta inmediata y necesaria para que buena parte de quienes se quedaron, puedan contrarrestar el drama que enfrentan día a día, concretado en la falta de medicamentos y una alimentación adecuada.
Marinellys Tremamunno, una periodista venezolana acreditada en El Vaticano, a la par de su profesión y de la realidad que vive desde hace nueve años cuando emigró a Italia al avizorar la triste situación en que ahora está sumergida Venezuela, es de estas personas que no olvidan sus orígenes e intentan apoyar desde la diáspora.
Nació en Caracas, de padre italiano y madre venezolana. Sus abuelos paternos le inculcaron los valores familiares y la fe cristiana que confiesa, con la solidaridad, el respeto y el amor al prójimo que la caracterizan. A su paso por Caracas, Marinellys narró para Aleteia cómo surgieron y se concretan esos gestos de solidaridad con sus compatriotas, cuyo objetivo es darle respuesta a uno de los aspectos más visibles: la falta de alimentos en muchos sectores de la población.
Argumenta que miles de venezolanos encuentran en las ollas comunitarias de la iglesia y demás organizaciones sociales, la única manera de alimentarse correctamente. Sea a diario; una o dos o veces a la semana; cada quince días o mensualmente, según cada realidad, “estas ollas son la única manera que muchos tienen de consumir proteínas”, dice la comunicadora social, surgida de la Universidad Central de Venezuela en 2002.
Nació en Caracas, de padre italiano y madre venezolana. Sus abuelos paternos le inculcaron los valores familiares y la fe cristiana que confiesa, con la solidaridad, el respeto y el amor al prójimo que la caracterizan. A su paso por Caracas, Marinellys narró para Aleteia cómo surgieron y se concretan esos gestos de solidaridad con sus compatriotas, cuyo objetivo es darle respuesta a uno de los aspectos más visibles: la falta de alimentos en muchos sectores de la población.
Argumenta que miles de venezolanos encuentran en las ollas comunitarias de la iglesia y demás organizaciones sociales, la única manera de alimentarse correctamente. Sea a diario; una o dos o veces a la semana; cada quince días o mensualmente, según cada realidad, “estas ollas son la única manera que muchos tienen de consumir proteínas”, dice la comunicadora social, surgida de la Universidad Central de Venezuela en 2002.
¿Qué hacer por los más necesitados?
Luego de estar en Italia por casi 8 años, Marinellys Tremamunno, se peguntó: “¿Por qué no activarme para ayudar a mis compatriotas venezolanos que no la están pasando bien?”, refirió en conversación con Aleteia. “En 2017 sentía que debía ir más allá de las denuncias desde mi profesión en favor de Venezuela, y decidí crear la asociación Venezuela: la Piccola Venezia, para obtener ayudas concretas y llevarlas a mi país”, según explicó
esta singular emigrante italo-venezolana.
El proyecto fue diseñado en julio de 2017 y se comenzó a realizar en febrero del 2018.  Por ejemplo, la olla que se realiza en la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana, a través de Cáritas y en la Casa de la Misericordia, cuenta con su colaboración, la cual también tiene alcance a otras organizaciones que trabajan con la Iglesia.
¿Cómo colaborar con Llenemos las ollas?
“Paralelo a lo que está funcionando también hemos activado una campaña de comunicación para sensibilizar entre los ciudadanos de Italia y otros países, sobre el tema de la crisis humanitaria que se vive en Venezuela. Es la campaña “Llenemos las ollas”, que se hace vía on line, para llegar a más personas e instituciones, “con la idea de obtener más recursos para duplicar los aportes que se le están entregando a Cáritas”.
Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias