La regla de los cinco segundos cuando se cae comida al suelo | 800Noticias
800Noticias
Cocina

Agencia.- Existe un mito que afirma que si un alimento se cae al suelo, mientras que no hayan pasado cinco segundos en contacto con la superficie, la suciedad y los gérmenes no habrán contaminado el alimento. No parece una regla muy científica, y todo parece más complicado que simplemente el tiempo que pasa la comida en el suelo, sin analizar qué bacterias se encuentran o cuán sucio está la superficie; así que analizaremos qué pasa cuando algo se nos cae al suelo.

Aunque es difícil precisar de dónde viene la regla de los cinco segundos, se cree que la presentadora del programa culinario The French Chef, Julia Child, tiene algo que ver. Algunos espectadores de aquel extinto programa afirman que a la señora Child se le cayó comida al suelo (algunos dicen que un pollo, otros dicen que un pavo) y la recogió, diciendo que mientras estuvieran en la cocina y nadie les viese, era lícito hacerlo. Lo que pasó realmente es que se le cayó una tortilla sobre una estufa, y no un pollo o un pavo al suelo, como afirman algunos, y Child la puso de nuevo en la sartén diciendo “siempre puedes recogerlo, y si estás solo en la cocina, ¿quién va a verlo?”.

Un estudio publicado el año 2003 concluye que el 70% de las mujeres y el 56% de los hombres estaban familiarizados con la regla de los cinco segundos. ¿Qué tiene que decir la ciencia de todo esto?

Las primeras investigaciones acerca de esta regla no escrita se llevaron a cabo por Jillian Clarke, un estudiante de secundaria que participaba en una investigación en la Universidad de Illinois, inoculando diversas baldosas con diferentes cantidades de bacterias, e introduciendo diversas galletas y osos de gominolas. Afirmaron que la comida estaba contaminada, pero no informaron de qué cantidad de bacterias afectaron a los alimentos.

En 2007, se trató de profundizar en el tema y los encargados fueron un grupo de investigadores de la Universidad de Clemson, donde intentaron informar si el tiempo que está la comida en el suelo influye en la contaminación de esta. Para averiguarlo, se inocularon baldosas, alfombras, maderas y moquetas con Salmonella, bacteria que produce la salmonelosis, durante dos, cuatro, ocho y veinticuatro horas. Se utilizaron diversos lapsos de tiempo para medir la cantidad de bacterias que afectaban la comida. Emplearon tanto mortadela como pan y contactaron con la superficie durante cinco, treinta y sesenta segundos.

Se encontró que no importa tanto la cantidad de tiempo que pasa el alimento en el suelo, sino que cuán de contaminado está a la hora de caer la comida. También, la superficie de contacto influye; las alfombras son mucho más higiénicas en comparación con el parquet o las baldosas, ya que la primera solo transfirió un 1% de las bacterias a la comida, mientas que el resto de superficies la contaminó un 48% y un 70% respectivamente.

Así pues, desde el punto de vista de la sanidad alimentaria, no es correcto comer alimentos que se han caído al suelo; aunque la bacteria E.coli, una de las más peligrosas, no se encuentre con facilidad en los suelos de nuestras casas y de los restaurantes, una cepa de tan sólo 10 bacterias puede causar una enfermedad grave o inclusive la muerte. Además, no sólo hay que tener en cuenta la ingesta de las bacterias, muchas de esta no acabarán en nuestro interior pero sí en nuestras manos y por lo tanto en el resto de la comida, objetos y personas de nuestro alrededor.

 

Síguenos por @800noticias