La guía detox definitiva para el otoño | 800Noticias
800Noticias
Salud

Agencia.- “No comas nada que tu abuela o tu bisabuela no hubieran reconocido como comida”, ese es el consejo de Michael Pollan, un conocido activista y escritor, sobre las normas de la nutrición sana y pensada para desintoxicar el cuerpo.

Pollan ha escrito una guía de básicos para comenzar una dieta donde casi todo tiene que ver con elegir bien los alimentos, casi siempre que se hayan cultivado de la forma más natural y menos procesada posible. La guía en lugar de dar pautas para una dieta lo que recomienda es volver a los básicos para alejar la enfermedad y promover la salud de nuestro cuerpo. Si de paso adelgazamos, mucho mejor.

A continuación te mostramos los cuatro puntos básicos de una dieta detox para dummies. Verás que tu abuela ya se los sabía todos.

  1. Escoge alimentos integrales y poco procesados

El punto principal de una dieta de limpieza es comer alimentos en su estado natural, o lo más cercanos posible a su estado natural. Eso significa optar por pan integral en lugar de por pan blanco, por naranjas en lugar de por su zumo embotellado (si está recién exprimida es una buena opción). Las investigaciones muestran que las dietas ricas en fibra -mucha de ella se queda en los procesos de refinamiento de los alimentos- pueden reducir la inflamación relacionada con casi todas las enfermedades crónicas. Así que para empezar, pan integral, frutas y verduras en su estado más natural posible.

  1. No compres nada que se cultive a miles de kilómetro de tu casa

Los alimentos procesados viajen miles de kilómetros para llegar al consumidor. Eso significa que tu comida puede viajar varias semanas en un camión o en un barco antes de llegar a tu plato. Comprar comida local no solo reduce el impacto ambiental en el planeta, sino que supone que comas un alimento con más nutrientes. En el tránsito hasta tu mesa los alimentos pierden muchas de sus propiedades y se oxidan. No es tan raro que los tomates no sepan a tomate.

  1. Lee las etiquetas

Hazlo por muy ocupada que estés. Es la única manera de saber qué estás comprando, y sobre todo qué estás comiendo. Presta atención a los conservantes y estabilizadores, la cantidad de azúcar y sodio, los colorantes y edulcorantes artificiales.

  1. Cocina tus comidas 

No solo ahorrarás dinero sino que comerás mejor porque te evitarás ingredientes indeseables de las comidas procesadas sino que controlarás la cantidad de sal y aceite que consumes. Es una buena oportunidad para cocinar al vapor y emplear métodos de cocción saludables

 

Síguenos por @800noticias