CRISIS AGOBIANTE| Familias excluyen al pescado del menú diario por su elevado precio | 800Noticias
800Noticias
Economía

Dulce María Rodríguez

El pescado por su valor nutritivo es más que una opción de consumo, porque proporcionan proteínas de gran calidad y una amplia variedad de vitaminas y minerales, pero su precio cada vez lo aleja más de la mesa de los venezolanos.

En el mercado de la Alcaldía de Baruta, ubicado en el Cafetal, el toldo de la pescadería es el menos concurrido. El precio del kilo de lebranche o curvina se ubica entre 4.000 y 6.000 bolívares. El filet de merluza se puede comprar a 6.500 el kilo y el pargo a 8.000 bolívares.

“El pescado duplican el precio de la carne, es incomprable”, comentó Migdalia Molina, pensionada de la tercera edad.

Agregó que el médico le dijo que comiera pescado para bajar los triglicéridos pero con los precios tan altos se le hace imposible y lo ha excluido del menú.

José Luis Luna, electricista, contó que tampoco incluye los frutos del mar en su dieta. Dijo que no come pescado desde Semana Santa porque su precio es elevado para lo que rinde y no llena el estómago. “Aunque sabemos que el pescado alimenta, en mi casa preferimos carne o pollo que llenan más y son más baratos”.

El rubro de pescado y marisco subió 10,7%, al pasar su precio de 27.087,02 bolívares a 29.990,66 bolívares, entre junio y julio de este año, de acuerdo con el último informe del Centro de Documentación y Análisis de los Trabajadores.

La sardina enlatada de 270 gamos aumentó 132,31 bolívares, al subir de 564,72 a 697,03, bolívares, lo que equivale a un alza de 23,4%. Mientras que la popular sardina fresca subió 5,00 bolívares, de 470 bolívares a 475,00, 1,1%. Aunque si se pide en filet hay que pagar 700 bolívares.

El precio del atún enlatado sorprende más cada vez. La lata de 140 gramos aumentó 175,77 bolívares en un mes, al pasar de 1.107,47 a 1.283,24 bolívares, lo que representa un alza de 15,9% en su precio.

Mientras que el atún fresco subió 632 bolívares. De 5.168 bolívares que costaba el kilo en junio pasó a 5.800 bolívares, experimentó un incremento de 12,2%.

El cazón también subió y fueron 71,85 bolívares. De costar el kilo  2.664,30 bolívares pasó a 2.736,15, lo que refleja un aumento de 2,7% y con seguridad de lo trasladaran al precio de las empanadas rellenas con cazón.

Síguenos por @800noticias