Cinco pomadas caseras para aliviar los dolores | 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

Agencias

Los dolores generales pueden causar muchos problemas de desenvolvimiento en las actividades cotidianas, aunque al principio solo sea una leve incomodidad en alguna zona del cuerpo. Pueden aparecer por diversas razones, aunque es común que sea como consecuencia de las reacciones antiinflamatorias por excesos de actividades físicas.

Independientemente de los motivos, en este artículo te traemos recetas para que aprendas a hacer pomadas caseras para aliviar los dolores.

¿Qué es el dolor?

Aunque el dolor se puede presentar de muchas maneras, no es más que una señal del cuerpo que nos indica que debemos revisarnos. Sin embargo, no siempre se debe a grandes problemas, sino que puede tratarse de cosas pequeñas.

Identificarlo puede solo requerir de un poco de observación, así como de chequeos constantes para revisar que el funcionamiento del cuerpo siga como debe. El dolor es una alerta temprana que permite detectar enfermedades y poder controlarlas a tiempo.

¿Qué hacer cuándo se tienen muchos dolores?

Aunque muchas veces se recomiendan terapias o tomar otro tipo de medicinas como analgésicos, hay otros métodos con los que se pueden aliviar los dolores o simplemente, hacerlos más llevaderos sin la necesidad de tomar fármacos.

Aquí es donde entran en juego los diferentes remedios basados en productos naturales.

5 pomadas caseras para aliviar los dolores

Como el dolor no tiene una única causa ni manifestación, se recomienda elaborar algunas pomadas totalmente naturales que ayudan a aliviar las dolencias presentes en el cuerpo. Algunas alternativas son:

1. Pomada de aceites vegetales

Los aceites vegetales y de esencias son una de las opciones más usadas, ya que se basan en la aromaterapia y son antisépticos. Una pomada realizada con ellos ayudará a combatir las dolencias.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite vegetal de hipérico (45 ml)
  • 3 cucharadas de aceite vegetal de árnica (45 ml)
  • ½ cucharadita de esencia de vainilla (3 ml)
  • 2 cucharadas de esencia de menta (30 ml)

¿Qué debes hacer?

  • En un recipiente vacío y limpio añadiremos el aceite vegetal de hipérico y el de árnica. Por último, incluiremos las esencias de vainilla y menta.
  • A continuación, batiremos hasta conseguir una mezcla homogénea.
  • Antes de poder aplicarla, es recomendable que la zona de la piel se encuentre húmeda para así poder extender más fácilmente la crema.
Una postura errónea al girar el cuello genera dolor.

2. Crema de aceite de coco, pimienta de cayena y árnica

El árnica siempre permite que se haga un producto relajante y antiinflamatorio, mientras la pimienta de cayena ayuda a mejorar lacirculación, por lo que los dolores suelen desaparecer con más rapidez.

Aprovecha sus propiedades en una sola crema, que te enseñamos a preparar a continuación.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de aceite de coco (60 ml)
  • 1 cucharada de pimienta de cayena (15 g)
  • 3 cucharadas de flores secas de árnica (45 g)

¿Qué debes hacer?

  • Derretiremos el aceite de coco al baño María, hasta que quede completamente fundido. En el mismo recipiente agregaremos la pimienta de cayena y algunas flores de árnica.
  • A continuación, volveremos a ponerlo a fuego lentro mientras mezclamos con movimientos envolventes.
  • Por último, dejaremos que tome consistencia para poder untarlo al cuerpo. Se recomienda aplicarlo en forma de masajes para reducir la rigidez.

3. Pomada de alcanfor

El alcanfor tiene propiedades antiespamódicas y analgésicas. La forma más rápida de preparar la crema es derretir un poco de alcanfor junto con esencias para lograr una mezcla potente contra el dolor.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de alcanfor (45 g)
  • 2 cucharadas de esencia de menta (30 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Añade un poco del alcanfor y esencia en un recipiente y caliéntalo al baño María mientras lo mezclas.
  • Luego déjalo reposar el tiempo suficiente para que la crema no quede tan caliente. A la hora de aplicar a la piel, las mismas propiedades serán las que hagan arder un poco la zona adolorida.

4. Pomada de hierba de San Juan

Esta pomada es muy famosa por ser usada como una medicina alternativa, ya que además, de sus propiedades antiinflamatorias, es muy hidratante. Junto con esta hierba se usa la arcilla roja para obtener mejores resultados.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de arcilla roja (45 g)
  • 5 gotas de aceite de hierba de San Juan
  • 3 gotas de esencia de menta

¿Qué debes hacer?

  • Mezcla la arcilla, la hierba y un poco de esencia de menta en un recipiente de vidrio. Es importante no usar elementos de metal para no restarle propiedades a la arcilla.
  • Se debe evitar exponer la piel al sol, ya que puede crear manchas. Por esto, se recomienda aplicarla en la noche.
  • La arcilla roja puede causar irritaciones, sobre todo en los ojos.
arcilla-verde

5. Crema de arcilla

 La arcilla es un producto sumamente versátil perfecto para tratar todo tipo de afecciones de la piel y relacionadas con el dolor. Mezclada con aceite, obtendremos una pomada provechosa para combatir los dolores.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de arcilla blanca (45 g)
  • 2 cucharadas de aceite de caléndula (30 ml)
  • 2 cucharaditas de aceite de lavanda (10 ml)

¿Qué debo hacer?

  • Calentaremos los ingredientes al baño María y dejaremos reposar para que agarre un poco de consistencia. Al final deberá quedar como una pasta compacta en su totalidad.
  • La mejor forma de aplicarla es con masajes en las zonas afectadas, pudiendo repetir el proceso dos o tres veces al día.
  • Aunque hay que dejar que la crema haga efecto, se debe enjuagar con abundante agua la zona unos minutos después.

Es importante que tengamos en cuenta algunos de estos remedios caseros al atender algunos de los golpes que podamos sufrir. La elaboración casera de estas cremas las hacen mucho más seguras para nuestra piel, además de beneficiosas.

Síguenos por @800noticias