Canciller colombiana recibió a pares de Brasil y Argentina por crisis con Venezuela | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Bogotá, Colombia | AFP | La canciller colombiana, María Ángela Holguín, recibió este viernes en Bogotá a sus pares de Brasil y Argentina, quienes buscan mediar en la crisis fronteriza colombo-venezolana y viajarán a Caracas para reunirse el sábado con la ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez.

En un comunicado conjunto, los gobiernos de Colombia, Brasil y Argentina, informaron que Holguín se reunió con el argentino Héctor Timerman y el brasileño Mauro Vieira, que viajaron a Bogotá para “conocer más de cerca la situación en la frontera entre Colombia y Venezuela y expresar su disposición para promover un diálogo entre estos dos países”.

Ambos cancilleres, que “buscan contribuir con la solución a los problemas humanitarios y económicos en la frontera”, informaron asimismo a su par colombiana de la continuación de su viaje a Caracas “para reunirse con la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, el día de mañana (sábado) con los mismos fines”.

Según el comunicado divulgado por la Cancillería de Colombia, Vieira además “hizo entrega a la ministra Holguín de una carta de la presidenta Dilma Rousseff para el presidente Juan Manuel Santos”.

La crisis fronteriza entre Colombia y Venezuela, que ya deja unos 16.500 afectados según la ONU, comenzó el 19 de agosto con el cierre parcial de una zona limítrofe por el gobierno de Nicolás Maduro, tras un ataque a militares venezolanos durante una operación anticontrabando, que el mandatario atribuyó a “paramilitares colombianos”.

Entre los damnificados hay al menos 1.355 colombianos deportados y más de 15.000 que han huido de Venezuela por miedo a ser expulsados sin sus familias o enseres, según datos divulgados este viernes por las Naciones Unidas en Bogotá.

La tensión aumentó hace una semana, cuando ambos países llamaron a consultas a sus embajadores en medio de denuncias de violaciones a los derechos humanos de los afectados.

Ambos países comparten una porosa frontera de 2.219 km, en la que denuncian la actividad de grupos irregulares que se lucran con el contrabando de combustible y otros productos altamente subsidiados por el gobierno venezolano.

Síguenos por @800noticias