Adicción al correo electrónico: ¿cuántas veces al día consulta sus e-mails? | 800Noticias
800Noticias
Salud

Fuente: Radio Francia Internacional

¿Hace cuánto que no ve su correo electrónico? ¿Diez minutos? ¿Tres horas? ¿Tres días? La adicción al correo electrónico es mucho más común de lo que nos imaginamos. Ansiedad y falta de productividad son algunas de las consecuencias de este mal hábito. Pero algunos consejos prácticos pueden ayudar a corregir este problema.

 

Según una encuesta realizada hace unos años por America Online, en Estados Unidos, 40 % de los encuestados declaró que lo primero que hace al levantarse es chequear su correo electrónico, incluso antes de tomarse un café. Un hábito que podría interpretarse como una verdadera adicción, cuando se sabe que una de cada cuatro personas en esta misma encuesta cree que es imposible estar más de dos o tres días sin mirar su correo.

Adicción al correo electrónico

La adicción al correo electrónico es cuando una persona tiene que revisar su correo, ya sea profesional o personal todo el tiempo.

Algunos esperan con ansiedad la recepción de e-mails y se envían a sí mismos un mensaje si no ha llegado ninguno en varios minutos, para comprobar que funciona su buzón.

Errette Dunn, consultor principal de la empresa Wrike, especializada en gestión de proyectos y colaboración de equipos en las empresas, nos explica qué es la adicción al correo electrónico: “Uno de los síntomas puede ser una ansiedad ante la ausencia, cuando no tenemos acceso al e-mail, digamos durante un par de horas o un día entero. Otro síntoma es cuando nos encontramos frecuentemente consultando el correo, pasamos una gran parte de nuestro día frente a la computadora o al teléfono (celular) consultando y respondiendo e-mails  y si tomáramos consciencia de los minutos incluso horas que pasamos haciendo esto, nos sorprenderíamos,  ¡pasamos hasta 28 % de nuestra semana laboral consultando y respondiendo los e-mails!”.

Consejos para disminuir la adicción al correo electrónico

Pero algunos consejos básicos pueden corregir este mal hábito, Errette Dunn: “Es conveniente poner un horario a la consultación y respuesta de correos electrónicos, digamos, tres veces al día. También recomendamos, como en cualquier hábito, eliminar los ‘detonantes’, estas señales o recordatorios que nos empujan a la rutina, si es posible, eliminar dichas notificaciones”.

Desactivar las notificaciones para nuevos mensajes

Las notificaciones pueden ser visuales o auditivas y éstas se pueden desactivar tanto en celulares como en las computadoras. Otra recomendación es notificar a las personas concernidas a través de un mensaje automático que si algo es urgente, se le puede llamar por teléfono directamente o si está en la oficina ir a verlo directamente. Esto para evitar malos entendidos y reducir la dependencia al correo electrónico que a la larga puede generar una ansiedad.

Y haga de vez en cuando “ayunos” de correo electrónico, durante las vacaciones por ejemplo, le hará mucho bien.

Síguenos por @800noticias