Domingo de Resurrección | 800Noticias
800Noticias
Religión

El Domingo de Resurrección, también llamado Domingo de Gloria, Domingo de Pascua, Pascua Florida o sencillamente Pascua, es la fiesta central del Cristianismo, en la que se celebra la resurrección de Jesucristo al tercer día de haber sido crucificado. El Domingo de Resurrección marca el final del Triduo Pascual y de la Semana Santa.

Nos dice San Pablo: “Aquel que ha resucitado a Jesucristo devolverá asimismo la vida a nuestros cuerpos mortales”. No se puede comprender ni explicar la grandeza de las Pascuas cristianas sin evocar la Pascua Judía, que Israel festejaba, y que los judíos festejan todavía, como lo festejaron los hebreos hace tres mil años, la víspera de su partida de Egipto, por orden de Moisés.

Cristo, al celebrar la Pascua en la Cena, dio a la conmemoración tradicional de la liberación del pueblo judío un sentido nuevo y mucho más amplio. No es a un pueblo, una nación aislada a quien Él libera sino al mundo entero, al que prepara para el Reino de los Cielos.

Este domingo los crisitanos celebran la protección que Cristo no ha cesado ni cesará de dispensar a la Iglesia hasta que Él abra las puertas de la Jerusalén celestial. La fiesta de Pascua es, ante todo la representación del acontecimiento clave de la humanidad, la Resurrección de Jesús después de su muerte consentida por Él para el rescate y la rehabilitación del hombre caído. Este acontecimiento es un hecho histórico innegable. Además de que todos los evangelistas lo han referido, San Pablo lo confirma como el historiador que se apoya, no solamente en pruebas, sino en testimonios.

La Quema de Judas Iscariote

Es una tradición religiosa, que se realiza en las calles de Venezuela cada Domingo de Resurrección y que recuerda la traición hecha a Jesús de Nazaret por uno de sus doce apóstoles, llevándolo a ser juzgado por el Sanedrín de Jerusalén y sentenciado a morir crucificado.

Este hecho histórico-religioso, sobre la vida, muerte y resurrección del hijo de Dios, es recordado en muchas partes del mundo de manera muy especial y particular. En el caso de Venezuela, las comunidades organizadas esperan con ansias esta fecha, en la que seleccionan un personaje de la vida pública, sobre el cual se tiene un profundo descontento y malestar, porque se considera ha atraicionado los intereses de la colectividad.

Una vez seleccionado el personaje, se diseña y elabora un muñeco de cuerpo entero, que se rellena con fuegos artificiales, ropa y trapos viejos. Además, se escribe un testamento, en el cual se hace un recorrido por su vida y se plasman sus deseos futuros.

El Domingo de Resurrección, por la mañana, es paseado por las calles y avenidas de la comunidad, para ser expuesto al escarnio público. Sobre él se hacen burlas y se recuerdan momentos vergonzosos.

Pasadas las 4 de la tarde, se cuelga del cuello, emulando el episodio bíblico donde Judas Iscariote muere ahorcado; se procede a leer su testamento y son encendidos los fuegos artificiales para su quema.

Este ritual sagrado, que pone fin a la Semana Santa, se realiza en forma de celebración con música y otras manifestaciones festivas callejeras.

800Noticias / @LuisReveron