¡Viral! | Trepó hasta la ventana de un hospital para despedirse de su madre | 800Noticias
800Noticias
Fotos de Impacto

Agencias

La imagen de Jihad Al-Suwaiti está dando la vuelta al mundo. Este palestino de 30 años ha protagonizado uno de los actos más bellos durante los meses en los que la pandemia por el coronavirus ha trastocado la vida de millones de personas en todo el mundo. Jihad se ha jugado la vida para poder acompañar a su madre desde el alféizar de una ventana.

Rasmi Suwaiti, la madre de este joven palestino, tenía 73. Sufría de leucemia y hace algunas semanas contrajo el covid-19, lo que empeoró su ya de por sí delicada situación. En los últimos días fue trasladada al Hebron State Hospital de la ciudad de Beit Awa, en el sur de Cisjordania, para recibir tratamiento. Y con ella se fue su hijo para acompañarla en todo momento.

Sin embargo, al estar enferma de coronavirus, los médicos no le permitieron estar en contacto con ella. Pero eso no fue óbice para que Jihad acompañara a su madre: durante los cinco días que estuvo ingresada, este palestino permaneció en el hospital y cuando fue trasladado a la UCI, escaló por la pared hasta alcanzar la habitación en la que se encontraba su madre y allí pasó largas horas acompañándola desde unos pocos metros.

Sin final feliz

Desgraciadamente, después de cinco días de tratamiento el estado de Rasmi Suwaiti empeoró y terminó falleciendo. Jihad pudo acompañar a su madre durante los últimos días y es el único que consuelo después de que no pudiera despedirse de ella personalmente al encontrarse aislada junto al resto de enfermos de coronavirus.

Tal y como recoge Arabic Post, Jihad Al-Suwaiti reconoce que “me senté, impotente, detrás de la ventana exterior de la sala de cuidados intensivos, observando sus últimos momentos”. No pudo hacer nada, pero el coraje que mostró al tomar esa decisión ha servido para que su historia se haga viral y se haya reproducido por todo el mundo.

Foto 1: Imagen viral: Joven escaló hospital para ver últimos ...

Las redes sociales han alabado la decisión de este hijo que perdió a su madre por el covid-19, pero que se negó a no volver a verla, aunque para ello tuviera que jugarse la vida. Activistas, políticos y medios de comunicación de todo el mundo han compartido su fotografía, que ya es uno de los nuevos símbolos de la pandemia.

Con información de El Confidencial

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias