Un coleccionista gana 5,5 millones por un vídeo de 10 segundos - 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

Agencia

En octubre de 2020, Pablo Rodríguez-Fraile, un coleccionista de arte afincado en Miami (Estados Unidos), decidió pujar por una obra de arte puramente digital, que consistía un vídeo de 10 segundos que mostraba a un Donald Trump gigante aplastado que podría haber visto totalmente gratis en línea. La cantidad por la que compró la obra fue de 55.800 euros; la semana pasada, su venta alcanzó los 5,5 millones de euros.

La autoría de dicho clip de 10 segundos es del artista digital Beeple, cuyo nombre real es Mike Winkelmann. Su obra fue autenticada con tecnología blockchain, que permite certificar quién lo posee y a quién hace referencia el trabajo original, por lo que falsificar una pieza se convierte en una tarea casi imposible.

Más allá del valor que pueda tener la propia obra de arte, Rodríguez-Fraile ha podido venderla por encima de su coste original gracias a lo que se conoce como tokens no fungibles –NFT, por sus siglas en inglés–, un tipo de activo digital algo diferente a las criptomonedas.

Durante la pandemia, su uso se ha extendido en el mercado de las obras de arte digitales entre entusiastas e inversores, que gastan ingentes sumas de dinero en artículos puramente digitales.

«Puedes ir al Louvre y tomar una foto de la Mona Lisa y puedes tenerla allí, pero no tiene ningún valor porque no tiene la procedencia o la historia de la obra», explicó a Reuters Rodríguez-Fraile.  «La realidad aquí es que esto es muy, muy valioso, debido a quién está detrás», en referencia a Beeple, cuyo trabajo conocía muy bien.

Con ello, el mercado de los NFT ha aumentado y crece apenas sin control, con ejemplos claros de obras de arte digitales, tarjetas deportivas e, incluso, terrenos virtuales y usos exclusivos de un nombre para la billetera de criptomonedas. Una lucha por conseguir incrementar su valor y que se enfrenta a algún inconveniente por ese mismo hecho.

Un mercado puramente digital en crecimiento

Aunque este mercado sea bastante desconocido, algunos operadores de NFT han mostrado los datos tan positivos que ofrecen estos. Así, OpenSea, un mercado para NFT, ha asegurado a Reuters que su volumen de ventas creció desde los 6,6 millones de euros, en enero, a los más de 71, en febrero; hace un año, sus ventas mensuales no superaban los 1,25 millones de euros.

Aun con los resultados tan optimistas que se presentan, como en cualquier mercado, el peligro de crear una burbuja de precios se cierne sobre los NFT. Otro ejemplo de esta especulación descontrolada es el sitio web Top Shot, de la Asociación Nacional de Baloncesto de Estados Unidos, la cual permite a sus usuarios comprar e intercambiar NFT en forma de vídeos destacados de partidos.

Información completa aquí

Síguenos por @800noticias