Sustitutos de la sal reducen el riesgo de infarto, ictus y muerte - 800Noticias
800Noticias
Salud

800 Noticias

Los sustitutos de la sal en la dieta reducen el riesgo de infarto de miocardio, ictus y muerte por todas las causas y enfermedades cardiovasculares, según un análisis de datos agrupados de las pruebas disponibles, publicado en línea en la revista ‘Heart’. Los efectos beneficiosos de estos sustitutos son probablemente aplicables a las personas de todo el mundo, añaden los investigadores.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, y la hipertensión arterial es uno de los principales riesgos de muerte prematura. Se sabe que una dieta rica en sodio y pobre en potasio aumenta la presión arterial.

Según los investigadores, alrededor de 1.280 millones de personas en todo el mundo padecen hipertensión arterial, aunque más de la mitad de ellas no están diagnosticadas

Se sabe que los sustitutos de la sal, en los que una parte del cloruro de sodio (NaCl) se sustituye por cloruro de potasio (KCl), ayudan a reducir la presión arterial.

Un amplio estudio publicado recientemente en China, el Salt Substitute and Stroke Study (SSaSS) descubrió que los sustitutos de la sal reducen el riesgo de infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares y muerte prematura, pero no estaba claro si estos beneficios se aplicaban a otras partes del mundo.

En un intento de arrojar luz sobre esto, los investigadores rastrearon las bases de datos de investigación en busca de ensayos clínicos aleatorios publicados hasta finales de agosto de 2021 y que informaran sobre los efectos de un sustituto de la sal en la presión arterial, la salud cardiovascular y la muerte prematura.

La presión arterial, que se mide en mmHg, se compone de dos cifras: la sistólica, la más alta, que indica la fuerza con la que el corazón bombea la sangre por el cuerpo, y la diastólica, la más baja, que indica la presión arterial cuando el corazón se llena de sangre.

Los investigadores reunieron los resultados de 21 ensayos clínicos internacionales en los que participaron casi 30.000 personas, realizados en Europa, la región del Pacífico occidental, América y el sudeste asiático.

Los periodos de estudio duraron entre 1 mes y 5 años. La proporción de cloruro de sodio en los sustitutos de la sal variaba del 33% al 75%; la proporción de potasio oscilaba entre el 25% y el 65%.

El análisis de los datos agrupados mostró que los sustitutos de la sal redujeron la presión arterial en todos los participantes. La reducción global de la presión arterial sistólica fue de 4,61 mm Hg y la reducción global de la presión arterial diastólica fue de 1,61 mm Hg.

Las reducciones de la presión arterial parecían ser constantes, independientemente de la geografía, la edad, el sexo, los antecedentes de hipertensión, el peso (IMC), la presión arterial de partida y los niveles de sodio y potasio en la orina.

Y cada 10% menos de proporción de cloruro de sodio en el sustituto de la sal se asoció con un descenso mayor de 1,53 mmHg en la presión arterial sistólica y un descenso mayor de 0,95 mmHg en la presión arterial diastólica. No hubo pruebas de que el aumento de potasio en la dieta se asociara a ningún daño para la salud.

Un análisis de datos agrupados de los resultados de cinco de estos ensayos con más de 24.000 participantes mostró que los sustitutos de la sal redujeron los riesgos de muerte prematura por cualquier causa en un 11%, de enfermedad cardiovascular en un 13%, y los riesgos de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en un 11%.

«Dado que la reducción de la presión arterial es el mecanismo por el que los sustitutos de la sal confieren su protección cardiovascular, las reducciones constantes de la presión arterial observadas constituyen un sólido argumento a favor de la generalización del efecto protector cardiovascular observado en el SSaSS, tanto fuera de China como fuera de ella», escriben.

«Es poco probable que estos resultados reflejen el juego del azar y apoyan la adopción de sustitutos de la sal en la práctica clínica y en la política de salud pública como estrategia para reducir la ingesta de sodio en la dieta, aumentar la ingesta de potasio en la dieta, reducir la presión arterial y prevenir eventos cardiovasculares importantes», concluyen.

Con información de Europa Press. 

Lea también
Síguenos por @800noticias