Se siguen revelando secretos de los negocios Modoro- Chávez | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Con información de OK Diario

Alejo Morodo pactó personalmente con dos ministros de Hugo Chávez cobrar más de 4,4 millones de euros en comisiones por mediar en la venta de varios millones de barriles de petróleo de PDVSA a Portugal. Tras cobrar las comisiones de PDVSA, Alejo Morodo transfirió más de 400.000 euros a su padre, Raúl Morodo, que ha sido embajador de España en Portugal (1995-1999), en Venezuela (entre 2004 y 2007) y amigo personal de Hugo Chávez.

Según los informes que la UDEF y la Agencia Tributaria han remitido al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, Alejo Morodo negoció directamente sus contratos de «asesoría» con dos ministros de Venezuela, a los que accedió gracias a las relaciones personales que había entablado su padre: Rafael Ramírez y Asdrúbal Chávez.

El primero fue ministro de Petroleo y presidente de la petrolera estatal PDVSA entre 2004 y 2014. Ya bajo la presidencia de Nicolás Maduro, se convirtió en ministro de Exteriores y luego vicepresidente del Gobierno. Tras romper con el régimen chavista, se encuentra huido del país y está buscado por la Justicia de EE.UU. por delitos de corrupción y blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico

Hugo Chávez colocó a su primo Asdrúbal Chávez como vicepresidente de la petrolera PDVSA. Tras la muerte del dictador, fue designado por Nicolás Maduro ministro de Petróleo y presidente de PDVSA, cargos que ocupó entre 2014 y 2016.

A requerimientos de la Inspección de la Agencia Tributaria, Alejo Morodo sólo ha podido aportar un documento para acreditar los servicios de «asesoría» por los que cobró más de 4,4 millones de euros (tan sólo ente 2013 y 2014 percibió 3,8 millones) de PDVSA.

Se trata de un correo electrónico, titulado «Nota confidencial», que remitió el 30 de enero de 2013 a una responsable de la petrolera, Julia van den Brule, en el que exponía algunas de las gestiones que estaba desarrollando.

Entre ellas, cita los siguientes asuntos: «(i) Venta activos de Ruhr Oil, (ii) estudio compra participaciones Repsol, (iii) construcción buques PDVSA Marina en Portugal, (iv) PDV Europa: gestión corriente y desarrollo de la oficina de Lisboa (…), desarrollo actividad mediante la introducción de empresas europeas: Indra, Almarin…»

Junto a este email, Alejo presentó a los inspectores de Hacienda varios recortes de prensa sobre el acuerdo que habían firmado en Caracas en mayo de 2008 Hugo Chávez y el primer ministro portugués José Sócrates, por el que la petrolera Galp se comprometió a construir varios parques eólicos y un gasoducto en Venezuela, y a comprar entre dos y cuatro millones de barriles anuales de petróleo a PDVSA. Apenas dos semanas antes de la firma de dicho acuerdo, Alejo Morodo había constituido en Panamá su sociedad offshore Furnival Barrister Corp para empezar a cobrar las comisiones de PDVSA.

Por tanto, al explicar a Hacienda el contenido de sus «asesorías» el hijo del embajador se ha atribuido la mediación ante el Gobierno de Portugal para cerrar el acuerdo de compra de millones de barriles de petróleo a PDVSA. Para ello contaba con la complicidad de dos protagonistas muy influyentes de la vida política lusa.

El primero es el socialista António Vitorino, que fue ministro de Defensa en el Gobierno de Sócrates y que hoy dirige una agencia de la ONU, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Como ha informado OKDIARIO, tras cobrar de PDVSA Alejo Morodo transfirió alrededor de 325.000 euros a una sociedad de Vitorino, Emab Consultores LDA.

El segundo político portugués muy próximo a Alejo Morodo es el padre de su esposa, Catarina Varandas Loureiro. Se trata de Manuel Dias Loureiro, miembro del Partido Socialdemócrata que fue ministro de Asuntos Parlamentarios y Administración Interna entre 1987 y 1995, en los Gobiernos de Cavaco Silva.

El suegro de Alejo Morodo, Dias Loureiro, se ha visto implicado en varios escándalos de corrupción en torno al Banco Português de Negócios (BPN), que fue nacionalizado en 1993 por el Gobierno de Cavaco Silva y vendido en 2011 a una entidad financiera de Angola.

En el sumario del caso Morodo, el juez Santiago Pedraz investiga ahora una presunta operación de blanqueo que también salpica a Dias Loureiro: el 17 de julio de 2017, Alejo Morodo y su esposa Catarina Varandas compraron por 350.000 euros un inmueble en la calle Fortuny de Madrid, en pleno barrio de Salamanca, cuyo valor real es de 1,3 millones, según los informes de Hacienda. Compraron este inmueble a DL Gestao e Consultoria SA, la sociedad patrimonial del suegro de Morodo, el polémico ex ministro portugués Manuel Dias Loureiro.

En su correo electrónico remitido en enero de 2013, Alejo Morodo se atribuía también otras gestiones de mediación para justificar los más de 4,4 millones de euros que ha cobrado de PDVSA. Entre ellos, la venta de la participación que la petrolera venezolana poseía en la refinería Ruhr Oil, situada en la ciudad alemana de Bochum.

La venta de patrulleras de Navantia

El propio Hugo Chávez anunció en octubre de 2010 el acuerdo que había alcanzado con el Gobierno de Vladimir Putin para vender las acciones de PDVSA en esta refinería a la petrolera estatal rusa Rosneft por 1.600 millones de dólares.

Alejo Morodo también aseguraba en su email estar realizando gestiones para que PDVSA pudiera entrar en el accionariado de empresas españolas como Repsol e Indra, y para construir en Portugal dos barcos para el transporte de crudo (este último acuerdo se cerró en 2010). Aunque también es muy probable que, en dicho email, hinchara sus méritos, atribuyéndose todas las decisiones que la compañía había tomado en Europa desde 2008, cuando los nuevos gestores de la petrolera le pidieron explicaciones por su elevadísima minuta.

En cambio, Alejo Morodo no mencionaba en su email otra delicada negociación en la que participó personalmente su padre, el ex embajador Raúl Morodo: el acuerdo negociado por el ministro José Bono en 2005 para que el Gobierno de Hugo Chávez comprara patrulleras a la empresa pública Navantia y al astillero gallego Rodman.

Como desveló en exclusiva OKDIARIO el pasado mes de octubre, en ese momento una ministra de Zapatero, la titular de Medio Ambiente Elena Espinosa (hoy teniente de alcalde del Ayuntamiento de Vigo), seguía vinculada a la firma Rodman como tesorera de una sociedad offshore en Panamá, Rodman Polyships International SA.

La número 2 de Nicolás Maduro que se reunió en secreto con el ministro José Luis Ábalos en el aeropuerto de Barajas, Delcy Rodríguez, es desde 2015 directora de la Junta Directiva de PDVSA, la petrolera estatal que ha repartido una lluvia de millones para comprar favores políticos en todo el mundo.

Síguenos por @800noticias