¿Qué es la piel de crepé y cómo se puede evitar? - 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

800 Noticias

La piel de crepé es el nombre coloquial que se le otorga a la epidermis frágil y delicada, producto de un proceso de envejecimiento normal. Este tipo de afecciones son cada vez más comunes en la consulta dermatológica, pues según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el porcentaje de tercera edad en el planeta está en vías de duplicarse.

La lucha contra el tiempo es una batalla que siempre se pierde, ya que por desgracia, el reloj no se detiene por mucho que queramos que suceda. De todas formas, sí que existen ciertos cuidados y aseos que se le pueden aplicar a la piel para evitar que presente un aspecto excesivamente tirante y rugoso. Aquí te los mostramos.

¿Qué causa la piel de crepé?

Tal y como indican fuentes médicas, a partir de los 30 años de edad la piel empieza a cambiar. La función que tiene de barrera protectora se debilita paulatinamente, el intercambio de oxígeno en las células se ralentiza, la epidermis pierde cada vez más humedad y su elasticidad general disminuye.

Para que te hagas una idea, se estima que la piel sufre un adelgazamiento de un 10 al 50 % entre los 30 y los 80 años de edad, incluso en zonas protegidas del sol. El estrato basal germinativo —donde se encuentran las células madre—  y la unión dermoepidérmica sufren cambios, pues acontece un aplanamiento.

Esta acción, junto con muchas otras, promueve que exista una mayor fragilidad cutánea y halla más predisposición a que el paciente muestre ampollas con traumatismos, arrugas e incluso neoplasias potenciales. Algunos de los signos visibles del envejecimiento de la piel son los siguientes:

  • Arrugas: es el primer signo del envejecimiento, pues pueden empezar a partir de los 25 años. Las primeras en mostrarse suelen ser finas, en el área periorbital. Las más profundas aparecen en los pliegues de la nariz y la boca.
  • Pérdida de volumen: se manifiesta con piel descolgada, pérdida de contorno y un aspecto facial laxo.
  • Menor densidad: produce una piel más delgada y débil. Al contrario que las previamente descritas, la pérdida de densidad no es localizada en áreas faciales, sino que afecta a todo el cuerpo por igual.

Estos son algunos de los signos más comunes del envejecimiento. La piel de crepé es un producto de todos ellos, pues se trata de una epidermis frágil, arrugada, delgada y propensa a sufrir lesiones.

A pesar de que el tiempo pase para todos, sí que existen algunos parámetros que favorecen su surgencia. Te los contamos a continuación.

Arrugas por piel de crepé.

1. Exposición a la radiación ultravioleta (UV)

Tal y como indican estudios, la teoría de envejecimiento ambiental cutáneo aboga porque este se produce por un daño crónico ocasionado en la formación de radicales libres derivados de la exposición solar. En los lugares en los que se recibe mucha radiación UV, los daños en la piel son más evidentes.

Los cambios clínicos de la piel fotoexpuesta a lo largo de los años se basan en hiperlaxitud, arrugas, alteraciones de la pigmentación y tonalidad amarillenta.

2. Genética

La etnia de la persona y el tipo de piel que presenta marcan, en gran medida, el proceso de envejecimiento cutáneo y las probabilidades de presentar piel de crepé. Tal y como indican en Eucerin, las pieles claras son más proclives a sufrir los efectos del sol y se notarán más en ellas las arrugas y tiranteces.

3. Mala alimentación y tabaquismo

Portales científicos muestran que el tabaco es un desencadenante del envejecimiento cutáneo. Se estima que por cada 10 años que el paciente fume de forma asidua, se acelera el desgaste epidérmico hasta 2 años y medio.

Fumar habitualmente se traduce en una mayor sequedad de la piel, en propensión a la aparición de arrugas, a la pigmentación amarilla en la punta de los dedos y uñas, a la caída del cabello, a la hiperpigmentación de la mucosa oral y a muchos tipos de cáncer.

Tratamientos de la piel de crepé

Te hemos dicho que el tiempo pasa para todos, pero con ciertos cuidados su acción puede ser más bondadosa. A continuación te mostramos algunos de los mejores tratamientos para retrasar la aparición de la piel de crepé.

1. Limitar el contacto con el sol

La radiación UV es el principal desencadenante de la piel de crepé. Esto no significa que tengas que huir del sol, sino que conviene que te protejas con cremas que tengan un factor de protección solar (FPS) igual o superior a 30.

Recuerda colocarte estas cremas asiduamente cada 2 o 3 horas, pues su efecto no es ilimitado.

2. Hidratar la piel

Una crema hidratante rica en antioxidantes puede hacer maravillas sobre una piel de crepé. Estas soluciones tonifican, hidratan, aportan elasticidad y otorgan brillo a la epidermis. Todo aquello que se pierde con la edad.

Aunque no vayan a ser milagrosas, siempre ayudan a mantener una mejor higiene. Además, algunas poseen factor de protección solar.

3. Tratamientos de radiofrecuencia

La radiofrecuencia consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel. Estas fomentan el calentamiento controlado de ciertas áreas, lo que tiene distintos efectos a nivel local.

Entre ellos encontramos los siguientes:

  • Formación de nuevo colágeno.
  • Drenaje linfático.
  • Circulación sanguínea en los capilares más externos de la piel y en el tejido subcutáneo.
  • Migración de los fibroblastos, segregadores de proteínas de colágeno.

4. Evitar lesiones mecánicas

La piel de crepé es más delicada que una epidermis normal, así que conviene llevar camisetas de manga ancha, pantalones hasta los tobillos y prendas de ropa holgadas. Con ello, el paciente protegerá su piel de la luz solar y a la vez evitará roces y lesiones innecesarias.

Prevención y recomendaciones sobre la piel de crepé

La exposición excesiva al sol y el tabaquismo son algunos de los factores que más aceleran el envejecimiento epidérmico. Por mucho que el moreno sea un valor estético preciado en la sociedad actual, debes recordar que no merece la pena si para obtenerlo tienes que maltratar tu piel.

Al acudir a la playa o en los días calurosos, lleva contigo siempre una crema hidratante que te proteja contra el sol. Así te evitarás quemaduras y un envejecimiento innecesario.

Por otro lado, dejar de fumar es esencial para el bienestar de la piel, pero también para evitar morbilidades. Según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco mata hasta la mitad de las personas que lo consumen, causando una tasa de mortalidad que supera los 8 millones.

Cigarrillo que causa piel de crepé.

¿Cuándo acudir al médico?

Lo mejor es que, antes de iniciar cualquier tratamiento para rejuvenecer tu piel, acudas a tu dermatólogo de confianza y consultes con él todas las opciones disponibles. Cada persona es un mundo, así que siempre es mejor dejarse asesorar por un profesional

Por otro lado, si comienzas a notar signos repentinos de piel de crepé, puede que esto no se deba al envejecimiento normal. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, algunos de los eventos que provocan debilidad y aparición de manchas en la piel son los siguientes:

  • Cambios en la melanina, una sustancia producida en las células denominadas melanocitos.
  • Proliferación de bacterias, virus, hongos y otros microorganismos en la superficie o capas internas de la piel.
  • Cambios en los vasos sanguíneos que irrigan el tejido cutáneo.
  • Inflamación debida a ciertas erupciones cutáneas.

Ante cualquiera de estos signos clínicos se hace esencial acudir al médico. Desde una infección bacteriana hasta un cáncer de piel (melanoma), todas estas patologías requieren de diagnóstico y tratamiento.

Piel de crepé: recomendaciones finales

La piel de crepé no es una patología ni una condición, pues simplemente se trata de la respuesta fisiológica natural al paso del tiempo. Con los años, los tejidos envejecen, el recambio celular se hace más lento y la retención de humedad se presenta más dificultosa.

De todas formas, tal y como hemos visto, sí que existen ciertos hábitos que pueden favorecer el retraso de la aparición de una piel envejecida. Protegerse del sol y no consumir tabaco son algunos de los más importantes.

Síguenos por @800noticias