Qué es el «praimer» de maquillaje y para qué sirve - 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

800 Noticias

¿Has escuchado hablar sobre el primer o praimer? Quizás te suene más la palabra: prebase. La importancia de usar primer en el maquillaje reside en el hecho de preparar tu piel y hacer de ella un lienzo perfecto, a fin de aplicar posteriormente el maquillaje en el rostro.

Aplicando una pequeña cantidad de este cosmético podrás mejorar de manera notable el aspecto de tu piel, además de disimular imperfecciones, cubrir manchas o matizar los poros abiertos de manera rápida, eficaz y efectiva. Si quieres aprender a maquillarte correctamente y a cuidar tu piel mientras lo haces, debes prestar atención a los siguientes tips. En unCOMO te explicamos qué es el primer de maquillaje y para qué sirve.

Qué es el primer de maquillaje

El llamado primer de maquillaje, también popularmente conocido como prebase, es uno de los productos básicos que deben estar en tu estuche de maquillaje. Pero ¿qué es el primer de maquillaje y para qué sirve? Se trata de un producto cosmético que se aplica sobre la piel del rostro antes del maquillaje, preparando tu piel para el make up posterior. Reduce imperfecciones, disimula manchas y matiza los poros. Además, actúa como una barrera protectora, cuidando el aspecto de tu piel y manteniendo tu maquillaje intacto durante más tiempo.

Existen diferentes tipos de primers de maquillaje, que varían según su textura o sus componentes. Para seleccionar el primer adecuado, deberás tener en cuenta, principalmente, tu tipo de piel y sus características. Además, encontrarás este cosmético en diferentes formatos: en mousse, en crema, en gel o en líquido.

Para qué sirve el primer de maquillaje

Como hemos apuntado anteriormente, la función básica del primer de maquillaje es acondicionar la piel y dejarla lista para la aplicación del maquillaje. De esta manera, no solo reducirás el gastode maquillaje, sino que, además, lograrás un resultado óptimo y mucho más profesional.

Pero la importancia de usar primer en el maquillaje no queda aquí, ya que tiene múltiples ventajas. Uno de sus puntos fuertes es que permite que el make up permanezca fijo durante horas, lo cual es perfecto para aquellos eventos en los que te interesa ir bien maquillada durante más tiempo. La prebase logra que tanto la base del maquillaje como los polvos compactos sean más resistentes y duren más durante tus rutinas diarias.

Por otro lado, el primer de maquillaje sirve para matizar tu piel y difuminar las imperfecciones, logrando disimular granos y manchas. Además, el primer de maquillaje aporta luminosidad a tu rostro e, incluso, te permite controlar mejor los brillos, gracias a su poder matizador y atenuante.

Dependiendo de las necesidades que desees cubrir podrás elegir entre diferentes tipos de primer. Y ¿cómo elegir un primer? Entre las principales opciones destacan:

  • Primer blanco: para minimizar y alisar poros.
  • Primer rojo: para aportar luminosidad a tu rostro.
  • Primer verde: para atenuar y reducir imperfecciones, como rojeces o granitos que quieras disimular.

Cómo aplicar el primer de maquillaje

Ahora que sabes qué es el primer de maquillaje y para qué sirve, te contamos cómo aplicarlo. La aplicación del primer de maquillaje es muy sencilla. Para hacerlo correctamente, sigue estos pasos:

  1. Aplica en la yema de tus dedos una pequeña cantidad de prebase.
  2. A continuación, extiéndelo por el área a atenuar o matizar, empezando por el centro de la cara hacia el exterior. Coloca la mayor cantidad de primer en la zona del contorno del rostro, puesto que es la parte más seca, pero evita poner prebase en todo el rostro si no es necesario.
  3. Cuando ya tengas el primer de maquillaje aplicado, podrás agregar una capa de base de maquillaje y realzarla con un iluminador. Puedes ayudarte con una brocha para lograr un resultado natural y perfecto.

¡Listo! En tres sencillos pasos podrás disfrutar de la suave textura del primer y corregir las imperfecciones de la cara en un momento. Además, tu maquillaje quedará intacto todo el día. ¡Pruébalo!

Errores frecuentes al usar primer

Aunque utilizar el primer es realmente sencillo, a veces, por desconocimiento, podemos cometer algunos errores al usarlo. Toma nota de los más frecuentes:

No preparar la piel

La prebase no es el primer eslabón de la rutina de maquillaje. Uno de los errores más frecuentes es empezar a maquillarse sin haber preparado previamente la piel. Recuerda que ésta debe estar previamente limpia, aunque sea a primera hora de la mañana. Por ello, asegúrate de que el rostro está limpio e hidratado antes de aplicar el primer. Realiza tu rutina facial con un buen limpiador tónico, ideal para restaurar el pH de la piel, y una crema hidratante para asegurarte de que no quedan zonas resecas.

No usar la prebase correcta

No seleccionar la prebase correcta puede ser contraproducente, puesto que no lograrás satisfacer las necesidades de tu piel antes del maquillaje.

Como hemos apuntado, existen diferentes primers que se ajustarán a las necesidades y características de la piel. Además, según el tipo de maquillaje que vayas a aplicar y el tipo de evento al que acudirás deberás utilizar una prebase u otra. No es lo mismo un maquillaje diurno con una prebase para el día a día que un evento de noche. Así, dependiendo de las horas que necesitarás mantener intacto tu maquillaje deberás usar un primer de maquillaje u otro.

¿Una prebase necesita base?

En muchas ocasiones consideramos que el primer siempre tiene que ir acompañado de una base de maquillaje y no es del todo cierto. Como hemos apuntado, la prebase sirve para atenuar, disimular y disminuir imperfecciones, por lo que a veces es suficiente con aplicarla y acabar el maquillaje con unos polvos y poco más, logrando un maquillaje natural.

Aplicar primer en todo el rostro

Otro gran error es creer que la prebase debe aplicarse siempre a todo el rostro. Aunque puedes hacerlo, no siempre es útil. Recuerda que el primer trabaja para solucionar problemas específicos de la piel: imperfecciones, granitos, rojeces… Por lo que si no todo tu rostro no tiene el mismo problema ¿por qué malgastar primer? Hay que aplicarlo haciendo incidencia en las zonas más conflictivas como la zona T o las mejillas.

Utilizando el primer más versátil y adecuado a tu piel y sus necesidades, lograrás lucir un maquillaje ideal en cualquier situación. Haz de tu primer un auténtico must, y luce una piel radiante y un cutis perfecto día a día. ¡Pruébalo!

Lea también
Síguenos por @800noticias