¿Por qué bostezamos? | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

800 Noticias

Bostezar es un gesto inconsciente e incontrolable que todos los humanos realizamos. De hecho, no solo los humanos, si no que muchos de los animales vertebrados, y casi todos los mamíferos, lo hacen. Sin embargo, ¿sabemos por qué bostezamos?

El bostezo consiste en abrir ampliamente la boca, inhalando profundamente, para después soltar un poco menos de aire y cerrar la boca. Además, se acompaña de un cierre sutil de los ojos, lagrimeo y un ligero aumento de la saliva, entre otras cosas.

Todas las culturas tienen su propia idea del bostezo. Lo más normal es que, popularmente, se crea que bostezamos por sueño, aburrimiento e, incluso, por hambre. No obstante, eso no explicaría por qué el resto de animales lo hacen.

El bostezo está presente casi desde los primeros momentos de nuestra vida, cuando somos bebés. Pero, curiosamente, los científicos continúan investigando las posibles razones de por qué bostezamos. En este artículo te explicamos cuáles son las teorías actuales sobre ello.

bostezo

La hipótesis que está actualmente más extendida sobre por qué bostezamos es que este gesto nos permite enfriar nuestro cerebro. Es decir, como si se tratara de un sistema natural de refrigeración, igual que el que tiene cualquier otro aparato eléctrico.

Es una teoría curiosa que ha ido tomando fuerza a raíz de unos estudios recientes de la Universidad de Princeton. Este estudio afirma que, cuando bostezamos, hay unas membranas en nuestros senos nasales que se mueven.

Los senos nasales son cavidades dentro de nuestro cráneo que contienen aire. El hecho de que estas membranas se muevan al bostezar sugiere que actúan como pequeños ventiladores. Harían que el aire fluyera mejor hacia nuestro cerebro y se enfríe.

Además, esta teoría tiene sentido ya que nuestro cerebro es uno de los órganos que más energía necesita. Su funcionamiento produce calor dentro del cráneo, por lo que bostezar podría ser un mecanismo muy útil para mantener estable su temperatura y poder trabajar correctamente.

¿Hay otras hipótesis de por qué bostezamos?

Además de esta teoría de refrigeración del cerebro, hay muchas otras que pretenden explicar la función de nuestros bostezos. Otra de ellas es que, cuando bostezamos, ‘recolocamos’ nuestras mandíbulas. Es decir, es una forma de hacer que nuestros huesos del cráneo vuelvan a una buena posición.

De hecho, como seguro que habéis notado alguna vez, cuando bostezamos destapamos nuestros oídos. Esto es así porque se equilibran las presiones entre el interior del oído y el exterior. También podría estar relacionado.

Puede servir para ponernos alerta

En algunos animales, se ha observado que el bostezo aparece ante una amenaza. Por ejemplo, ocurre en los lemures. Esto hace pensar que, cuando bostezamos, estamos intentando aumentar nuestra concentración. Así, podemos enfrentarnos mejor a las amenazas o a los retos.

En este sentido, se podría asociar este gesto a la ansiedad. De hecho, se ha detectado que cuando bostezamos se elevan sutilmente los niveles de cortisol en nuestra sangre. El cortisol es la hormona que aumenta en situaciones de estrés.

bostezo

Bostezamos para aumentar el nivel de oxígeno

Algunos científicos mantienen que el bostezo es un mecanismo que tiene nuestro cerebro para aumentar la concentración de oxígeno en sangre. Según esta teoría, nuestro cerebro mandaría señales para bostezar cuando detectara unas bajas concentraciones de este gas.

¿Bostezamos por empatía?

No hace falta ser científico para comprobar que los bostezos son ‘contagiosos’. Cuando alguien cerca tuyo bosteza, es muy común que tú también acabes haciéndolo.

Esto parece ser por la existencia de las neuronas espejo. Se trata de neuronas que parecen ser las responsables de la empatía. Es decir, son las que nos permiten ponernos en el lugar de otra persona y sentir lo mismo que ella, a pesar de no estar viviendo la misma situación.

 

Con información Mejor con Salud

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias