Perú llega a 67.307 casos confirmados de COVID-19 | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

La expansión de la pandemia del COVID-19 en Perú sigue al alza con 67.307 casos confirmados, unos 2.292 más que el sábado, y 1.889 fallecidos, 75 más que en la víspera, transcurridos 56 días del estado de emergencia decretado en el país.

De acuerdo al último reporte oficial del ministerio de Salud, un total de 504.930 personas han sido sometidas a las pruebas de descarte de la enfermedad, unas 10.680 más que el sábado, y 437.623 dieron negativo.

El mayor número de pruebas son las serológicas (425.024) y el resto son las moleculares (79.906).

A raíz de la enfermedad, 6.601 pacientes están hospitalizados y 774 están internados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) con ventilación mecánica.

Asimismo, desde que se detectó el primer caso de coronavirus en Perú, el pasado 6 de marzo, un total de 21.349 personas fueron dadas de alta después de cumplir con el tratamiento médico y el aislamiento domiciliario.

LIMA CON MÁS DE 43.000 CONTAGIOS

La capital peruana, Lima, concentra el mayor número de contagios, al ser la ciudad más poblada del país, con 43.284 casos, seguida por la vecina Callao con 5.360 pacientes.

Le siguen las norteñas Lambayeque con 3.655 casos y Piura con 2.425 contagios, la selvática Loreto con 1.780 enfermos y la andina Ancash con 1.507 casos.

Debido a que la tasa de contagios sigue siendo mayor a uno, el gobierno del presidente, Martín Vizcarra, decidió extender la cuarentena, que vencía este domingo, hasta el 24 de mayo, aunque redujo el horario del toque de queda y, a partir de mañana, empezará a las 20.00 horas hasta las 05.00 del día siguiente.

Con el fin de reducir el hacinamiento en las cárceles, donde también se han producido cientos de contagios y al menos 40 decesos por el COVID-19, el ministerio de Justicia aprobó la concesión de indultos humanitarios para excarcelar a unos 3.000 internos.

DIEZ ADOLESCENTES INDULTADOS

El beneficio también alcanzó a diez adolescentes recluidos en centros juveniles de rehabilitación, entre los cuales hay dos con enfermedades crónicas que los hacían más vulnerables al coronavirus.

Igualmente, entre los menores se aplicó también la conmutación de penas, como el caso de una adolescente recluida con su hija y otros tres cuyas sentencias se cumplen en menos de seis meses.

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias