Perrita muere en los brazos de su dueño por culpa de la pirotecnia - 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

800 Noticias/Agencias

¿Sigues pensando que la pirotecnia es buena opción? ¿Te gusta ver cómo se ven las luces en el cielo? Si es así quizá deberías pensar en los perritos que sufren cuando los humanos deciden divertirse de esta forma. Y es que aunque hay campañas que piden no utilizar pirotecnia para festejar alguna fecha especial, hay quienes aún siguen utilizándola. Por ello, recién en redes sociales han retomado la historia de la perrita Magui, quien murió en brazos de su dueño por culpa de la pirotecnia.

La historia de esta perrita conmovió a miles de internautas, pues el sonido de la pirotecnia le quitó la vida.

De acuerdo con el testimonio de Antonella Modasjazh, su hijo fue quien tomó en sus brazos a la perrita Magui, quien murió por la inconsciencia humana que con cohetes se olvidaron de los caninos.

“Murió en los brazos de mi hijo, rogándome que llamara a alguien para que la viniera a auxiliar. Lamentablemente la estamos llorando con los corazones de mis hijos rotos y el mío también, por no poder hacer nada”, reveló Antonella Modasjazh.

La perrita murió de un paro cardíaco, pues estaba aterrada de la pirotecnia que lanzaron al aire en 2019. Sin embargo, aunque es una historia que se suscitó en aquel año, una vez más se ha retomado en redes sociales y en diferentes medios internacionales, pues se busca hacer consciencia entre quienes aún usar fuegos artificiales.

Con algunas imágenes, quedó constatado cómo fue el fin de la perrita de raza bóxer en la ciudad de Esquel, Argentina. En los brazos de su dueño murió.

“¡Ella era nuestra amada mascota! Se llamaba Magui y acaba de morir. Era viejita y le tenía terror a la pirotecnia. No sabíamos dónde más meterla mientras otros se divertían, ella la estaba pasando muy mal. Le agarró un ataque, llamamos a todos los veterinarios de Esquel para que nos ayuden ¡y ninguno nos atendió!”, denunció en redes sociales Antonella Modasjazh en aquel año.

“La perra murió en los brazos de mi hijo, rogándome que llamara a alguien para que la viniera a auxiliar. Lamentablemente la estamos llorando con los corazones de mis hijos rotos y el mío también, por no poder hacer nada. Les pido, por favor, dos cosas: pirotecnia cero; veterinarios, hagan urgencias“, añadió.

Con información Noticia al Día

Síguenos por @800noticias