OVP denunció brote de tuberculosis en la cárcel 26 de julio | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Nota de Prensa

Al menos 28 reclusos del Centro Penitenciario 26 de Julio en el estado Guárico estarían contagiados de tuberculosis, lo que se traduce en un brote de ésta enfermedad infecciosa que amenaza sigilosamente al resto de la población penal.

Según información obtenida por el equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), estos 28 privados de libertad que fueron diagnosticados con tuberculosis se mantienen recluidos en un área llamada “Hospitalito”, la cual aparentemente no cuenta con los recaudos necesarios para albergar a los enfermos.

Según denunciaron los familiares, abundan los malos olores por la falta de aseo en éstos espacios, aunado al hedor de las cloacas. Asimismo, aseguraron que el área está colapsada y algunos reos están durmiendo en el piso, e incluso reciben las visitas en los pasillos e improvisan asientos con tobos u otros implementos, quedando los deudos también expuestos a contraer la enfermedad.

Al igual que el resto de las cárceles en Venezuela, los presos del 26 de Julio tampoco cuentan con asistencia médica habitual. El médico que los asiste no visita el penal con frecuencia, por lo que no tendrían atención en caso de presentarse una emergencia.

Los familiares también denunciaron ante el OVP que para trasladar a un preso hasta un centro asistencial es toda una odisea. “Ahora no están trabajando los tribunales y menos nos dan las órdenes para trasladarlos. Cuando llevan a un muchacho es porque se ha desmayado o ya casi se está muriendo”, expresó la madre de uno de los internos, quien añadió que el área de enfermería no se encuentra dotada con medicamentos o insumos básicos para la atención primaria de la población carcelaria.

Tal fue el caso de Jorge Luis Hernández Fuentes, de 21 años de edad, quien murió el pasado 17 de mayo por presunta tuberculosis. Al parecer este muchacho estaba enfermo desde hace un año, presentaba fiebre alta, dolores y dificultad para respirar, pero su diagnóstico fue tardío porque no le otorgaban las órdenes para el traslado a un centro asistencial, a pesar de los escritos que su madre introdujo en los tribunales.

“Sentimos temor porque muchos de nuestros seres queridos también tienen tuberculosis y tememos que su destino sea el mismo de Jorge Luis, a quien llevaron al hospital cuando ya era demasiado tarde”, manifestó un grupo de mujeres muy preocupado por la situación.

Sin tratamiento desde septiembre

El equipo del OVP también pudo conocer que en otras áreas existen personas enfermas que tampoco son atendidas. Se trata de presos que sufren de diabetes e hipertensión, a los que anteriormente les llegaban sus medicamentos a través del Estado, pero desde el mes de septiembre dichos tratamientos fueron suspendidos y es la familia quien ha tenido que llevarlos hasta el penal.

Desde el inicio de la cuarentena obligatoria por la pandemia del Covid-19, los presos que recibían tratamientos por parte de sus familiares quedaron acéfalos. Son muchos los internos foráneos, cuyos familiares no pueden trasladarse de estado a estado, por lo que su salud comienza a deteriorarse de manera acelerada.

Como si esto fuera poco, la población penitenciaria de 26 de Julio no tiene una alimentación balanceada. Comen una arepa sin relleno en el desayuno y la cena; mientras que en el almuerzo reciben un taza pequeña de arroz con dos cucharadas de lentejas, puesto que la poca carne o arroz que llega al recinto es distribuida entre algunos presos con privilegios.

En torno a toda esta problemática, los familiares se mostraron preocupados por la suspensión de paquetería y además exigen que las pruebas de Covid-19 sean practicadas a toda la población penal, no solo a los funcionarios y población femenina como se hizo en ésta misma cárcel hace algunos días.

Por su parte Carolina Girón, directora del OVP, recordó que la población penitenciaria es una de las más vulnerables ante la pandemia, por lo que el acceso a una alimentación balanceado contribuye a que sean personas sanas.

En cuanto al brote de tuberculosis dentro del penal, Girón exigió al Ministerio Público y a la Defensoría del Pueblo que atiendan esta situación y organicen un operativo médico dentro de las instalaciones para los presos y custodios, tomando en cuenta que esta enfermedad es sumamente contagiosa pero tratable.

 

 

 

 

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias