Orcas | El asesino silencioso que está acabando con ellas | 800Noticias
800Noticias
Ciencia

Agencias

Las orcas se encuentran en grave peligro debido a la persistente contaminación química del medio ambiente, afirman científicos.

Un nuevo estudio indica que la viabilidad a largo plazo de más de la mitad de los diferentes grupos de orcas en el mundo está en duda.

Algunas poblaciones, como las que habitan en torno de Reino Unido, el estrecho de Gibraltar, y frente a las costas de Brasil, Japón y California están condenadas a desaparecer.

La investigación se publicó en la revista especializada Science y apunta a un problema:

Son compuestos químicos que, en una época, se produjeron en vastas cantidades y fueron utilizados en la producción de innumerables artículos, desde plásticos hasta pinturas, equipos eléctricos y selladores.

Pero son altamente tóxicos y, aunque fueron prohibidos hace décadas, se han acumulado en el medio ambiente y filtrándose en los océanos.

Los PCB entran en los organismos marítimos a través del sistema digestivo. Pero, como las orcas son máximas depredadoras, éstas absorben toda la contaminación de PCB acumulada en las presas de su cadena alimenticia, desde peces hasta focas y tiburones.

Los PCB atrofian los ovarios de las orcas hembras, limitando su capacidad de dar crías. Los químicos también reprimen el sistema inmune.

El nuevo estudio creó un modelo a futuro del éxito reproductivo y supervivencia de las orcas frente al desafío químico.

Para aquellas poblaciones viviendo en aguas limpias, el pronóstico es positivo. Las orcas en sitios como el Antártico y el Ártico deberían aumentar en números.

Pero para aquellas viviendo en los mares más contaminados, los próximos 30 a 50 años serán sombríos.

Las orcas que habitan en la costa occidental de Escocia, por ejemplo, se han reducido a sólo ocho individuos y no han producido una cría en más de 20 años.

Paul Jepson, de la Sociedad Zoológica de Londres, asegura que ese grupo “desaparecerá durante mi vida”.

“Más de 50% de las poblaciones de las que tenemos datos colapsarán según nuestro modelo”, expresó al programa de la BBC Science In Action (Ciencia en acción).

“Los PCB son químicos altamente tóxicos que persisten en el medio ambiente. Y son las orcas las que, por mucho, están más expuestas a altos niveles que ninguna otra especie en la Tierra; definitivamente más que cualquier otra especia mamífera”.

– Los bifenilos policlorados fueron producidos en los años 1920
– Prohibidos en EE.UU. en 1979. En la UE en 1981
– Europa produjo unas 300.000 toneladas entre 1954 y 1984
– La mayoría no se ha destruido ni almacenado de forma segura
– PCB fueron líquidos de refrigeración muy utilizados en aparatos eléctricos
– Aplicados en construcción, particularmente en selladores
– También en fluidos lubricantes para el corte de metales, y en papel de copia sin carbón
– En la actualidad, sólo Corea del Norte sigue produciendo bifenilos policlorados

— ¿Por qué están tan expuestas las ballenas? —

Toda esta situación va en contra de las orcas.

No sólo acumulan los contaminantes por los principales depredadores acuáticos, pero los efectos tóxicos las afectan donde están más vulnerables: su habilidad de reproducción.

Estos animales toman mucho tiempo antes de alcanzar la madurez sexual y, aún entonces, apenas tendrán una cría cada varios años. Esto aplica una presión muy precisa contra la población.

Además, los PCB son solubles en grasa y las orcas son organismos con un alto contenido de grasas. La leche materna estaría cargada de PCB que pasará a su cría durante la lactancia.

La mayoría de los PCB no han sido destruidos ni almacenados de forma segura.

En ese sentido, algunos países han respondido mejor que otros. En Estados Unidos, donde se han destinado “superfondos” federales para la limpieza de las áreas más contaminadas, el nivel de PBC entrando al océano ha bajado.

Pero se necesitan más medidas urgentes en lugares como Europa.

“La eliminación inapropiada de equipos que contienen PCB en vertederos puede generar filtraciones y desagües hacia arroyos, ríos, estuarios y océanos cercanos“, explicó el director del informe, Jean-Pierre Desforges, de la Universidad Aarhus, en Dinamarca.

“Sabemos que los PDB están en las pinturas y selladores de antiguos edificios y en las capas externas de los buques así que, si el material contaminado se elimina inapropiadamente, puede entrar al medio ambiente, y la demolición de edificios hace que los PDB entren al aire”.

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias