Mueren ocho miembros del Estado Islámico tras ataque aéreo de la AfriCom | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

Al menos ocho miembros del grupo terrorista Estado Islámico (EI) murieron en un ataque aéreo lanzado este jueves en la ciudad de Murzuq (suroeste) por el Gobierno libio de Acuerdo Nacional (GNA) en coordinación con el mando de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en África (AfriCom), informó hoy dicha misión.

“No les permitiremos utilizar el actual conflicto en Libia como protección. En cooperación con nuestros socios libios continuaremos negando refugio a los terroristas en Libia”, declaró el jefe del AfriCom, el general Stephen Townsend, en un comunicado de prensa.

Asimismo, aseguró que el ataque no causó ninguna víctima mortal entre los civiles y defendió los esfuerzos diplomáticos para estabilizar la situación política y luchar contra las organizaciones terroristas que amenazan la estabilidad regional.

Oficialmente, las fuerzas estadounidenses que colaboraban sobre el terreno con el gobierno de Fayez Al Serraj abandonaron territorio libio tras el inicio el pasado mes de abril de la ofensiva liderada por el mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del país, en su intento por tomar el control de la capital.

El controvertido oficial, que cuenta con el apoyo expreso de Arabia Saudí, Francia y Rusia, eligió el día de la visita oficial a la capital Libia del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para iniciar los bombardeos, en un aparente mensaje a la comunidad internacional.

Desde entonces, los combates han segado la vida de más de medio millar de personas, causado heridas a más de 5.000 y obligo a más de 20.000 familias a abandonar sus hogares y a convertirse en desplazados internos.

Los enfrentamientos, que se volvieron a recrudecer en las áreas rurales del sur de Libia, han afectado gravemente también a los miles de migrantes que se encuentran hacinados en centros de detención gobernados por milicias afines al GNA en la capital y sus alrededores.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los diferentes grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde el fallido plan de paz de la ONU de 2015 tiene dos gobiernos, uno reconocido por la comunidad internacional e impuesto en Trípoli, y otro bajo tutela de Hafter, un ex miembro de la cúpula gadafista que en los años ochenta fue reclutado por la CIA y se convirtió en el principal opositor a Al Gadafi en el exilio.

De la situación actual se benefician decenas de señores de la guerra y milicias de tendencia islamista radical dedicados al contrabando de armas, personas y combustible, verdadero motor de una economía destruida.

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias