La crisis deja al venezolano sin capacidad de ahorro | 800Noticias
800Noticias
Economía

Con información de Banca y Negocios

La firma consultora Aristimuño Herrera & Asociados (AHA) proyecta una contracción de 17,6% para la economía venezolana en 2020, lo que significa que el derrumbe acumulado del Producto Interno Bruto llegaría a 73,4% desde 2013, una crisis sin precedentes en la historia contemporánea del país, según revela el Informe de Perspectivas para el II Trimestre de la organización.

El economista César Aristimuño, director general de la consultora, señala que la pandemia de Covid-19 es un  factor agravante que complica severamente una recuperación sostenida de la economía, pero la postración continuada del aparato productivo nacional tiene explicaciones en fenómenos anteriores que han incidido en una crítica reducción de la actividad, así como del consumo.

«Si vemos la situación de consumo para las empresas, nuestra visión es que la concentración de ventas será aún más elevada que antes. En primer lugar, hay estudios que señalan que, por lo menos, el 50% de los hogares venezolanos sobrevive en la economía informal, vive del día a día, pero más aún, las familias no tienen capacidad de ahorro. En la medida en que se profundice la crisis, lo que tendremos será un agotamiento muy rápido del consumo de los hogares venezolanos», señala el economista, consultor y ex directivo de instituciones financieras.

Aristimuño expresa su preocupación por las peligrosas derivaciones sociales de la contracción económica acumulada, ahora reimpulsada por la pandemia. «Es una condición de precariedad mayor en hogares que ya estaban en umbrales de pobreza. Hogares que se verán mucho más afectados en términos de acceso a servicios básicos, en términos de capacidad de alimentación. Pasamos ya de una crisis económica a una crisis social de gran envergadura».

Igualmente, está el colapso de los servicios públicos, la caída del crédito bancario, la volatilidad del mercado cambiario y las crecientes presiones inflacionarias. Todos estos elementos generan una situación muy difícil de superar si no existe un nuevo pacto de convivencia social y política y se adoptan estrategias económicas completamente distintas.

Los sectores más afectados por el impacto económico del brote de Covid-19 en el país son: Manufactura, Educación, Turismo y Aviación, entre otros. Los sectores beneficiados, por su parte, podrían incluir a Servicios Médicos, Medicamentos, Cuidado Personal, Comercio Electrónico y Procesamiento de Alimentos, entre otros.

Para seguir leyendo: Banca y Negocios

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias