+VIDEO | Johnson convocará elecciones el 14 de octubre si es derrotado en el Parlamento | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

El primer ministro británico, el conservador Boris Johson, urgió este lunes a los diputados a que no cumplan su amenaza de bloquear un “brexit” sin acuerdo y dejó en el aire la posibilidad de convocar unas elecciones anticipadas si se consuma una rebelión contra él en el Parlamento.

Un grupo de diputados “tories” se prepara para colaborar con la oposición en la tramitación de una ley que obligue al Gobierno a solicitar una nueva extensión de la fecha del “brexit” si no se llega a un acuerdo sobre las condiciones de salida.

Johnson alertó sin embargo de que “bajo ninguna circunstancia” retrasará la ruptura más allá del momento previsto, el 31 de octubre.

Advirtió además de que si los diputados limitan su capacidad para ejecutar un “brexit” duro le resultaría “imposible” seguir adelante con sus planes, que pasan por continuar negociando con Bruselas y tratar de arrancar nuevas concesiones.

“Yo no quiero unas elecciones, vosotros no queréis unas elecciones”, declaró el primer ministro, después de que el Gobierno haya amenazado con expulsar del grupo parlamentario a los conservadores que voten en contra de la disciplina de partido.

Las especulaciones sobre un adelanto electoral se dispararon esta tarde, después de que Johnson reuniera de urgencia a su gabinete de Gobierno.

El 14 de octubre es la fecha que se baraja como la más probable para celebrar unos comicios si el primer ministro llama esta misma semana a las urnas y disuelve el Parlamento.

El Ejecutivo no puede convocar unas elecciones anticipadas sin el beneplácito de dos tercios de la Cámara de los Comunes, por lo que requiere el visto bueno del Partido Laborista, cuyo líder, Jeremy Corbyn, ya ha sugerido que está dispuesto a aceptar esa vía.

La batalla parlamentaria para tratar de vetar una salida abrupta de la UE comenzará mañana, cuando el Parlamento reabrirá tras el receso veraniego.

Los diputados intentarán tramitar esa legislación a contrarreloj, ya que Johnson ha dictaminado que se clausure de nuevo el palacio de Westminster la próxima semana, hasta el 14 de octubre.

El laborista Hillary Benn adelantó hoy el proyecto de ley que los parlamentarios intentarán impulsar, si el presidente de los Comunes, John Bercow, permite antes que se vote una moción que dará vía libre a la oposición para tomar el control de la agenda parlamentaria.

La ley trata de imponer al Gobierno un plazo hasta el 19 de octubre para sellar un acuerdo con Bruselas, justo al término de la próxima cumbre europea, que habrá comenzado dos días antes.

Si para entonces no se ha ratificado un pacto, ni el Parlamento ha votado a favor de un “brexit” sin acuerdo, el texto legal exige al Ejecutivo remitir a Bruselas una carta solicitando una extensión del plazo de salida de tres meses, hasta el 31 de enero de 2020.

Johnson asegura que ha habido “progresos” en las últimas semanas en su diálogo con Bruselas, pero advierte de que si no puede poner sobre la mesa la amenaza de una salida abrupta -algo que puede dañar tanto al Reino Unido como a la UE- se quedará sin bazas negociadores para tratar de mejorar el acuerdo de salida.

“Espero que no lo hagan (aprobar una ley contra el ‘brexit’ duro). Pero si lo hacen, cortarían las patas sobre las que se apoya la posición del Reino Unido y harían que cualquier negociación resulte imposible”, dijo Johnson en un discurso ante su residencia oficial, en el número 10 de Downing Street.

Ante ese escenario, los analistas coinciden en que el primer ministro puede verse forzado a convocar las terceras elecciones en el Reino Unido en cinco años, tras las de mayo de 2015, en las que el conservador David Cameron obtuvo mayoría absoluta, y las de junio de 2017, en las que la también “tory” Theresa May ganó con mayoría simple.

A pesar de que Corbyn se ha mostrado dispuesto a medirse a Johnson en las urnas, el ex primer ministro laborista Tony Blair ha llamado a la cautela y ha avisado de que ese escenario puede convertirse en una “trampa” para el laborismo, cuya postura ambigua sobre el “brexit” ha sido objeto de críticas en los últimos tiempos.

Una encuesta publicada por la firma YouGov la semana pasada sugiere que el Partido Conservador volvería a ganar en las urnas y que el Partido del Brexit se situaría como cuarta fuerza en Westminster.

Los conservadores obtendrían el 34 % de los votos, los laboristas el 22 %, el Partido Liberal Demócrata el 17 % y el Partido del Brexit el 13 %, según ese estudio.

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias