Familia de Franco gana litigio por propiedad de estatuas de catedral española | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

La Justicia española dio este viernes la razón a la familia del dictador español Francisco Franco (1892-1975) en el litigio que mantiene con el Ayuntamiento de Santiago de Compostela (noroeste) por dos esculturas que formaban parte del pórtico de la centenaria catedral de esa ciudad.

El consistorio de Santiago solicitaba que la familia de Franco devolviera las esculturas, dos tallas en piedra del siglo XII, al estimar que fue un “expolio” y un “abuso” del dictador.

La sentencia, a la que Efe tuvo acceso este viernes, justifica este hecho en el principio de usucapión o prescripción adquisitiva, en base al cual se accede a la propiedad de una cosa mediante la posesión continuada de los derechos reales, de manera pública, pacífica y no interrumpida en el tiempo.

La magistrada encargada del caso, Adelaida Medrano, observó “ausencias documentales” en el juicio celebrado el pasado 1 de enero, al no haber expedientes adjuntados, a excepción de una escritura pública de adquisición del 4 de junio de 1948.

Asimismo, en su resolución cuestiona las conclusiones expuestas por la parte reclamante obtenidas por medio de manifestaciones “verbales” de personas no identificadas, así como el tiempo transcurrido.

Los Franco habían exigido que se desestimase tal demanda alegando que son los legítimos propietarios de las piezas al mantener que fueron compradas a un particular a través de un anticuario, sin que a su juicio el Ayuntamiento de Santiago de Compostela haya probado que sigue siendo dueño de éstas.

El abogado del consistorio había aportado el contrato firmado ante notario el 4 de junio de 1948 por el que el ayuntamiento compró al conde de Ximonde tres estatuas, dos de ellas las que son objeto de este enfrentamiento.

En ese contrato fue incluida una cláusula por la cual se establecía que las piezas debían estar siempre en el patrimonio artístico municipal, por imposición del aristócrata.

El letrado del consistorio consideró además que fue en 1954 cuando las estatuas fueron llevadas a una finca de la familia Franco como un regalo del entonces alcalde sin acuerdo municipal alguno y de una forma “oculta, clandestina y delictiva”.

También señaló que el beneficiario de este “expolio” fue el jefe del Estado de un régimen dictatorial “frente al que nadie podía reaccionar”.

Asimismo el letrado alegó que a pesar del tiempo transcurrido era pertinente plantear la demanda ya que se trata de bienes del tesoro artístico nacional español, con lo que no cabe alegar prescripción como hace la familia Franco.

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias