Exministro argentino Julio de Vido inicia huelga de hambre en prisión | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

El exministro argentino de Planificación Federal Julio de Vido (2003-2015), arrestado desde finales de 2017 por varias causas vinculadas a la corrupción, inició una huelga de hambre en prisión como medida de “protesta” por la “violación” de sus derechos constitucionales.

En una carta publicada en Twitter, el político kirchnerista señaló que se negará, “en principio”, a recibir los alimentos suministrados por los funcionarios de prisiones, debido a la “feroz y despiadada persecución” que ha sufrido “por parte de los tres poderes del Estado”.

De Vido, que cumplirá 70 años el próximo 26 de diciembre, ingresó en prisión preventiva en la cárcel bonaerense de Ezeiza en octubre de 2017 tras perder su condición de aforado, debido a un presunto fraude multimillonario en un proyecto minero en el sur del país que nunca se llevó a cabo y por el supuesto pago de sobreprecios en la compra de gas licuado.

Un año después, en octubre de 2018, el exministro fue condenado a cinco años y ocho meses de prisión por fraude al Estado en relación a la llamada “tragedia de Once”, que dejó 51 muertos tras el choque de tren ocurrido hace siete años en Buenos Aires.

Su nombre también aparece vinculado al “caso de los cuadernos”, una trama que investiga una supuesta red de sobornos durante los Gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa, Cristina Fernández (2007-2015).

LA “INMEDIATA EXCARCELACIÓN”

El ministro, uno de los más poderosos durante los Ejecutivos kichneristas por la cantidad de presupuesto que manejaba, reclamó en su misiva su “inmediata excarcelación”, así como la “revisión” de todas las causas “armadas” en su contra con base en “peritos truchos (falsos), viciados de parcialidad e incluso procesados por falso testimono”.

Asimismo, De Vido señaló como responsables de su “estigmatización” y “persecución mediática” a Marcelo D’Alessio, presunto líder de una asociación que se dedicaba a extorsionar a empresarios al ofrecerles favores judiciales, y al periodista Daniel Santoro, procesado por “coacción y extorsión en grado de tentativa”.

“En su accionar sinérgico, (D’Alessio y Santoro) impulsaron esta estigmatización y persecución mediática y judicial contra mí y todos mis compañeros presos políticos y empresarios nacionales que se negaron a ser extorsionados”, escribió.

Por ello, el exministro aseguró que persistirá en su huelga de hambre e incluso la profundizará “de no revertirse esta injusta situación”, que, a su juicio, resulta “intolerable en el marco de un Gobierno votado por la inmensa mayoría del pueblo argentino”.

En ese sentido, De Vido concluyó con su negativa a ser trasladado fuera del penal bonaerense para “realizar ninguna pericia médica, en relación de una excarcelación y/o prisión domiciliaria en subsidio” que no ha solicitado por razones de salud.

EXFUNCIONARIOS “MAL DETENIDOS”

Esta carta se publica apenas dos semanas después de que el peronista Alberto Fernández, antes de asumir la Presidencia, afirmara que “la mayoría” de los exfuncionarios kichneristas que se encuentran presos de manera preventiva durante sus procesos judiciales están detenidos de manera “arbitraria”.

“No tengo ninguna duda que están mal detenidos en la mayoría de los casos”, aseveró el nuevo mandatario, apenas un día después de que centenares de personas se manifestaran frente a los tribunales de Buenos Aires para exigir la libertad de varios políticos kirchneristas, considerados por los concentrados como “presos políticos”.

Con todo, para Fernández no se tratarían de presos políticos, sino que la denominación adecuada sería “detenidos arbitrarios”.

“Tengo una diferencia conceptual sobre lo que es un preso político: un preso político es en todo el mundo un preso sin proceso (…). En Argentina lo que hay son detenidos arbitrarios, que es otra cosa”, indicó.

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias