Estos son algunos de los carros de la colección de Biden - 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

Agencias

Antes de convertirse en presidente de la primera potencia económica mundial, Joe Biden era conocido como un gran coleccionista de automóviles. Su padre fue gerente de un concesionario Chrysler durante 34 años y dirigió operaciones en Ford durante otro periodo de tiempo.

Eso significaba que el joven Biden estaba rodeado de muchos carros icónicos en su día a día. Quizá de ahí proceda su afición. Tiene algunos de los modelos clásicos más raros en su colección, aunque tuvo que renunciar a conducir su propio automóvil al tomar cargo de la presidencia. Vamos a echar un vistazo a algunos de los vehículos que han formado parte de su garaje.

Studebaker Champion

Fue su primer carro en 1951, perteneciente a la tercera generación de este modelo. Su diseño incluía una nueva ventana trasera, guardabarros delanteros planos, así como retroiluminación para medidores y luces de cortesía automáticas. Representó el 65,08% de las ventas totales del fabricante en 1947. Incorporaba un motor I6 de 2,8 litros y 432 cc. El motor podía producir 85 CV, lo que no estaba mal en aquella época. El coche también incluía transmisión automática. Uno de los elementos característicos de su diseño fue la ventana trasera envolvente de «invernadero» que lucía en los cupés de 2 puertas y 5 pasajeros entre 1947 a 1951.

Chrysler 300D

Vehículo con el que Biden asistió a su baile de graduación. Pertenecía a la serie Letter de la firma estadounidense, una gama de coches de lujo personales de alto desempeño que fueron construidos por Chrysler en Estados Unidos de 1955 a 1965. Eran coches que se centraban en el rendimiento, por lo que pueden considerarse antepasados de los muscle cars. En esa época produjo el raro pero poderoso modelo D en 1958. Generaba unos 380 caballos de fuerza gracias a un motor V8 de 995 cc. y 6.4 litros. Treinta y cinco coches fueron construidos con inyección de combustible, alcanzando los 390 caballos de fuerza. Se produjeron un total de 618 con techo rígido y 191 descapotables.

Mercedes-Benz 190SL

Modelo que estuvo en producción desde 1955 hasta 1963. El automóvil incluía un motor SOHC de cuatro cilindros en línea de 1.9 litros que producía 104 caballos de fuerza. Este coche que no solo profundizaba en la idea del automóvil aspiracional, en unos tiempos de recuperación en el continente europeo; sino también en la visión del deportivo como un Gran Turismo, en la búsqueda de una conducción más agradable y confortable. Llegaría a contar incluso con una versión de competición, con puertas de aluminio sin ventanillas, un parabrisas más reducido, ausencia de capota y defensas y numerosas modificaciones. El Mercedes 190 SL pilotado por Douglas Steane vencería en el Gran Premio de Macau de 1956. Un coche relativamente popular, del que se producirían 25.881 unidades. Un 80% de la producción se comercializó fuera de Alemania. Únicamente Estados Unidos llegó a acoger un 40% de la producción.

Chevrolet Corvette

Un modelo de 1967 que tiene un acabado en verde Goodwood y está propulsado por un motor V8 de 830 cc. Puede producir 350 caballos de fuerza. El descapotable fue un regalo de boda de su padre para Joe Biden en agosto de 1967 y todavía se encuentra en su garaje. Es uno de los 14.436 descapotables producidos ese año, de los 22.940 Corvettes del modelo de 1967 y es consistentemente el más vendido entre los Corvettes en subasta.

Cadillac One

Conocido como «La Bestia» que se construyó para Donald Trump. Las ventanas tienen cinco capas de vidrio y policarbonato. Esto asegura que las ventanas puedan soportar disparos de bala. También hay neumáticos blindados de grado militar de cinco pulgadas de grosor en este automóvil. Finalmente, las puertas han sido equipadas con espuma de prevención de explosiones para sobrevivir a un impacto directo. La próxima limusina presidencial podría comenzar su fase de ingeniería alrededor de 2023. Es posible que la carrocería en sí no sufra muchos cambios en lo que respecta al diseño del automóvil. Una limusina presidencial eléctrica permitiría a Cadillac mostrar su faceta más ecológica. El nuevo presidente ha dejado claro su compromiso el cambio climático, por lo que es de esperar que cuando llegue el momento de diseñar un nuevo automóvil presidencial, sus posiciones en la conciencia ambiental se reflejen en el diseño del automóvil.

 

 

Información de GQ España

Síguenos por @800noticias