Ejército colombiano retira nueve oficiales por presunto espionaje | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

800 Noticias | EFE

El Ministerio de Defensa de Colombia ordenó el retiro del servicio de nueve oficiales del Ejército por razones que no reveló pero que se producen en medio del escándalo por el espionaje militar a periodistas, opositores y defensores de derechos humanos, y de una investigación interna por corrupción.

En la Resolución 1464, con fecha del 22 de mayo, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujilo, ordena el retiro de cinco tenientes coroneles, un mayor y tres capitanes.

Hay que recordar que el ministro de comunicaciones del chavismo, Jorge Rodríguez, desde el mes de marzo está diciendo que su régimen tiene “infiltrado” en los organismos de inteligencia colombiana.  

El documento señala que “a partir de la comunicación del presente acto administrativo” se ordena que nueve oficiales sean retirados “del servicio activo de las Fuerzas Militares-Ejército Nacional, en forma temporal con pase a la reserva por llamamiento a calificar servicios”.

Se trata de los tenientes coroneles Javier Alexander Silva Rodríguez, Mauricio Enrique Ruiz Espinosa, Wuilfredo Andrade Rojas, José Elkin Robles Alvarado y César Fabián Flórez Sánchez.

También figuran el mayor John Jairo Vélez Vergara y los capitanes John Freddy Novoa León, Luis Humberto Romero Uribe y Gerardo Antonio Martínez Calderón.

“En el evento de existir información que pueda tener alcance penal o disciplinario en contra de los oficiales señalados, el Comando de Personal del Ejército remitirá dicha información a las autoridades competentes”, se lee en la Resolución.

PRONUNCIAMIENTO DEL EJÉRCITO

Frente a este hecho, el Ejército indicó este domingo en un comunicado que “la administración del talento humano en la institución es dinámica, de manera que los procesos de incorporación y retiro del personal, que se producen por diferentes causales, son permanentes”.

En el texto se señala que el retiro de los militares “se inició desde el pasado mes de abril y finalizó el 22 de mayo”.

Tras la expedición de la Resolución 1464, los casos de los nueve oficiales serán analizados de forma particular por la Junta Asesora del Ministerio de Defensa para tomar las decisiones administrativas a que haya lugar.

ESCÁNDALO POR ESPIONAJE

La decisión de retirar a los nueve oficiales del Ejército se tomó el pasado viernes durante una cumbre de generales celebrada en Bogotá y en medio de un escándalo de espionaje militar.

Según la investigación “Las carpetas secretas”, publicada el 1 de mayo por la revista Semana, integrantes del Ejército espiaron entre febrero y diciembre de 2019 a por lo menos 130 personas, incluidos periodistas colombianos y extranjeros, políticos, defensores de derechos humanos y funcionarios del alto Gobierno.

Entre las víctimas de seguimientos están periodistas de medios estadounidenses, como Nick Casey, de The New York Times; Juan Forero, del Wall Street Journal; John Otis, corresponsal en América Latina para National Public Radio (NPR) e investigador del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés), la fotoperiodista Lynsey Addario y el fotógrafo Stephen Ferry.

Por este hecho la Procuraduría colombiana llamó a juicio disciplinario el pasado 20 de mayo a dos generales, cinco coroneles, tres mayores, un teniente y dos suboficiales del Ejército.

Los militares, acusados de “recolección de información de carácter íntimo de ciudadanos nacionales y extranjeros” están vinculados o hicieron parte de la Jefatura del Estado Mayor de Operaciones; los comandos de Apoyo de Combate de Inteligencia Militar y de Brigada No. 1 de Inteligencia Militar; y los batallones de Ciberinteligencia, Inteligencia Militar Estratégica No. 4 y de Contrainteligencia de Seguridad de la Información.

CORRUPCIÓN MILITAR

La salida de los nueve oficiales se da también luego de que el pasado 17 de mayo medios colombianos dieran a conocer que una investigación interna del Ejército determinó que varios oficiales están involucrados en actos de corrupción, incluida la venta de armamento a bandas de narcotraficantes y disidencias de las FARC.

La investigación, denominada “Operación Bastón”, involucra a 16 generales, 128 oficiales, 122 suboficiales y 35 civiles que tienen “diversos niveles de responsabilidad y participación en los diferentes delitos que aparecen documentados”, detalló en ese momento la revista Semana.

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias