Diabetes y obesidad, dos nuevos riesgo que reduce la cafeína - 800Noticias
800Noticias
Salud

800 Noticias

Un nivel elevado de cafeína en sangre podría frenar la cantidad de grasa corporal que tiene una persona y su riesgo de diabetes tipo 2, sugiere una investigación publicada en la revista de acceso abierto ‘BMJ Medicine’.

A la luz de sus hallazgos, los investigadores afirman que probablemente ahora merezca la pena explorar el papel potencial de las bebidas con cafeína sin calorías para reducir los riesgos de obesidad y diabetes de tipo 2.

Investigaciones publicadas anteriormente indican que tomar de 3 a 5 tazas diarias de café, una fuente rica en cafeína, se asocia a un menor riesgo de diabetes de tipo 2 y enfermedades cardiovasculares, señalan los investigadores. Una taza media de café contiene entre 70 y 150 mg de cafeína.

Pero la mayoría de las investigaciones publicadas hasta la fecha se refieren a estudios observacionales, que no pueden establecer con fiabilidad efectos causales, debido a los otros factores potencialmente influyentes que intervienen, señalan los investigadores.

Además, es difícil separar los efectos específicos de la cafeína de los de otros compuestos presentes en las bebidas y alimentos con cafeína, añaden.

Para intentar superar estos problemas, los investigadores utilizaron la aleatorización mendeliana para averiguar qué efecto tienen unos niveles más altos de cafeína en sangre sobre la grasa corporal y los riesgos a largo plazo de padecer diabetes de tipo 2 y las principales enfermedades cardiovasculares: arteriopatía coronaria, ictus, insuficiencia cardiaca y ritmo cardiaco irregular (fibrilación auricular).

La aleatorización mendeliana es una técnica que utiliza variantes genéticas como sustitutos de un factor de riesgo concreto (en este caso, los niveles de cafeína en sangre) para obtener pruebas genéticas que respalden un resultado concreto (en este estudio, el peso (IMC) y el riesgo de diabetes de tipo 2).

Los investigadores analizaron el papel de dos variantes genéticas comunes de los genes CYP1A2 y AHR en casi 10.000 personas de ascendencia predominantemente europea, que participaban en 6 estudios a largo plazo. Los genes CYP1A2 y AHR están relacionados con la velocidad del metabolismo de la cafeína en el organismo.

Las personas portadoras de variantes genéticas asociadas a un metabolismo más lento de la cafeína beben, por término medio, menos café y, sin embargo, tienen niveles más altos de cafeína en sangre que las personas que la metabolizan rápidamente para alcanzar o conservar los niveles necesarios para sus efectos estimulantes.

Los resultados del análisis mostraron que los niveles más altos de cafeína en sangre predichos genéticamente se asociaban a un menor peso (IMC) y grasa corporal.

Los niveles más altos de cafeína en sangre predichos genéticamente también se asociaron a un menor riesgo de diabetes de tipo 2.

A continuación, los investigadores utilizaron la aleatorización mendeliana para explorar en mayor profundidad hasta qué punto cualquier efecto de la cafeína sobre el riesgo de diabetes de tipo 2 podría deberse principalmente a la pérdida de peso simultánea.

Los resultados mostraron que la pérdida de peso impulsó casi la mitad (43%) del efecto de la cafeína sobre el riesgo de diabetes tipo 2. No surgieron asociaciones sólidas entre los niveles de cafeína en sangre predichos genéticamente y el riesgo de cualquiera de las enfermedades cardiovasculares estudiadas.

Los investigadores reconocen varias limitaciones en sus hallazgos, como el uso de sólo dos variantes genéticas y la inclusión únicamente de personas de ascendencia europea.

Pero se sabe que la cafeína estimula el metabolismo, aumenta la quema de grasas y reduce el apetito, explican. Y se calcula que una ingesta diaria de 100 mg aumenta el gasto energético en unas 100 calorías al día, lo que podría reducir el riesgo de desarrollar obesidad.

«Nuestro hallazgo de aleatorización mendeliana sugiere que la cafeína podría explicar, al menos en parte, la asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de diabetes de tipo 2 –escriben los investigadores–. Se justifica la realización de ensayos controlados aleatorios para evaluar si las bebidas no calóricas que contienen cafeína podrían contribuir a reducir el riesgo de obesidad y diabetes de tipo 2», concluyen.

Con información de Infosalus. 

Únete a nuestro canal de Telegram, información sin censura: https://t.me/canal800noticias

Síguenos por @800noticias