Cuarta noche de disturbios en Belgrado | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

La policía disparó gases lacrimógenos a cientos de manifestantes que intentaron asaltar el parlamento de Serbia la noche del viernes (10.07.2020), en la cuarta noche de protestas contra el gobierno del presidente Alexander Vucic, al que se señalan de ser cada vez más autoritario.

Desafiando la prohibición de reuniones masivas en medio de un el aumento de las infecciones de COVID-19 en el país balcánico, algunos manifestantes lanzaron botellas, piedras y bengalas a la la policía que vigilaba el edificio parlamentario en el centro de Belgrado.

La policía primero usó sus escudos para hacer retroceder a los manifestantes y evitar que entraran en el edificio, pero después de repetidos ataques, dispararon gas lacrimógeno para dispersar a la multitud, y luego terminaron enfrentándose a los manifestantes.

Algunos líderes de la oposición han dicho que la violencia fue obra de manifestantes nacionalistas de extrema derecha controlados por el gobierno, con el fin de desacreditar las protestas que comenzaron el pasado martes por el descontento con la gestión de la pandemia y el anuncio de nuevas medidas restrictivas para frenar la expansión del COVID-19.

Vucic ha negado que los “hooligans”, que fueron vistos a principios de esta semana golpeando a manifestantes pacíficos, están bajo su control y por el contrario alegó que estos fueron traídos por la oposición.  Durante sus casi tres años en el cargo, Vucic ha consolidado una una enorme cantidad de poder en la presidencia, un papel que anteriormente era solo ceremonial.

Serbien Belgrad Anti Coronamaßnahmen Proteste (Getty Images/AFP/O. Bunic)Los manifestantes se sentaron pacíficamente en la calle frente al parlamento al iniciar la cuarta noche de protestas en Belgrado, que culminó en violencia.

En las manifestaciones participan grupos muy heterogéneos, desde manifestantes pacíficos que reivindican mayores estándares democráticos a los de extrema derecha, sin que hasta el momento se haya conseguido una articulación concreta de sus reivindicaciones.

Al congregarse en el centro de la capital, los manifestantes hacen caso omiso de la prohibición de reuniones de más de diez personas, que entró hoy en vigor en Belgrado tras un repunte de los casos de COVID-19 registrado en la capital en los últimos días.

Serbia, con unos 7 millones de habitantes, ha contabilizado hasta ahora más de 17.728 contagios confirmados de coronavirus, con 386 muertos, y actualmente una fuerte tendencia al alza.

Los opositores culpan al presidente por contribuir a la gran subida en las muertes y los nuevos casos, tras haber levantado completamente las restricciones, permitiendo reuniones masivas en partidos de fútbol y tenis, incluyendo la reapertura de clubes nocturnos, a pesar de las advertencias de los expertos de que esto podría llevar a un pico de infecciones.

 

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias