Condena a paraguayo que hacía aceite de cannabis puede sentar precedente | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

Un hombre condenado por fabricar aceite de cannabis en su casa se enfrenta a una nueva petición de cárcel de la Fiscalía de Paraguay, que busca aumentar la cuantía de su pena, en un caso judicial que podría sentar un precedente legal sobre la utilización y el consumo de marihuana como un remedio medicinal.

Édgar Martínez fue condenado a dos años y seis meses de cárcel en diciembre de 2017 por la tenencia de 900 gramos de marihuana congelada en su nevera, sin embargo el Ministerio Público pide ahora que se realice un nuevo juicio oral con penas que pueden ir desde los 5 hasta los 15 años de prisión.

Martínez cumplió un año de reclusión en las cárceles de Coronel Oviedo y Ciudad del Este, antes de que la Justicia le concediera el beneficio de completar el resto de su pena en su domicilio, donde ha permanecido los últimos 13 meses.

La petición del Ministerio Público podría obligar a Martínez a entrar de nuevo en la cárcel la semana que viene, si la Fiscalía logra acreditar que existe riesgo de fuga por su parte.

“Están buscando un castigo ejemplar para amedrentar al pueblo”, aseguró a Efe el procesado, que defiende que ha incurrido en una falta menor pero no en un delito de narcotráfico.

Su defensa solicitará su absolución, argumentando que Martínez no se lucraba con la venta de marihuana, sino que proporcionaba el aceite de forma gratuita a personas de su entorno para tratarse dolencias físicas.

Su estrategia se centra en demostrar que en el registro de su vivienda no se encontraron armas ni dinero en efectivo que prueben un delito de tráfico de drogas.

Asimismo, en su primera causa ya presentó a tres testigos con diferentes historiales médicos con el objetivo de probar que recibían el aceite para paliar el dolor.

“Yo lo proveía de forma gratuita y solidaria y ellos mejoraron su calidad de vida”, expresó Martínez.

A pesar de que carece de formación médica, el acusado explicó que proporcionaba el aceite cannabico a personas de su entorno con diferentes enfermedades, como el cáncer, el alzheimer, la epilepsia o la artrosis, para ayudarles a reducir el dolor.

Martínez lamentó que la Fiscalía esté buscando sentar “un precedente negativo” con su caso, a pesar de que en mayo de 2017 el Gobierno aprobó la importación legal de aceite de cannabis para uso terapéutico en el país.

El Ministerio de Salud Pública autorizó la llegada de estos productos con componentes como el cannabidol (CBD) y el tetra hidrocannabinol (THC) que se importan desde Estados Unidos a través de un laboratorio privado.

“Está prohibido hacer tu propia medicina pero sí que la puedes comprar”, agregó Martínez.

El acusado defendió que si no logra la visibilización de su casa puede ser “muy triste para el precedente de las personas que hacen su propia medicina natural”.

Paraguay es el mayor productor de plantaciones ilegales de marihuana de Suramérica, cuyo principal destino es Brasil, a través de las organizaciones de crimen organizado que operan en la frontera entre ambos países.

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias