Beneficios carcelarios es un resuelve para los PoliLara | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

800Noticias

Sin plata y con la tentación cerca. Así lo aseguran 3 funcionarios de la Policía del estado Lara a quienes les ha tocado custodiar calabozos y revelan que han agarrado dinero cobrando beneficios carcelarios, pues su salario no les alcanza.

“Con una conyugal gano más que en mi mes de salario“, dice el funcionario 1 entre risas. El azul explica que con una “visita de la pareja del detenido” puede cobrar hasta 80 mil bolívares, cuando su sueldo del mes no llega ni a 60 mil. “A veces las mujeres o los presos me dicen que me dan 20 mil si las dejo pasar, pero yo les digo que no perderé mi puesto por tan poquita plata, que mínimo deben ser 50 mil“, dice.

Al parecer en la mayoría de los calabozos de Polilara se ven las irregularidades que “dejan pasar” los funcionarios de guardia. Pero el fondo del problema es más complicado que sólo ver las rumbas y el alcohol como una “sinvergüenzura“, pues más allá de eso, está el trasfondo del trabajo “malpagado”, aseguran los uniformados.

El funcionario 2 declara que “todo dentro de los calabozos tiene un costo, no sólo las conyugales“. “Son beneficios para ambos lados, el preso tiene lo que quiere y nosotros tenemos algo más de dinero que nos hace falta”, comenta. “La caja de cigarros puede costar 25 mil, una cerveza 5 mil, una llamada 2 mil y así vamos sumando, no todo es una rumba, a veces los presos quieren es un respiro que nos puede costar el puesto y el trabajo, por eso lo cobramos”, asegura.

A pesar de que para la última quincena de abril los Polilaras vieron un ligero aumento de sueldo, aseguran que no es suficiente, pues de ese sueldo no sólo sale la comida de ellos y su familia, sino los pasajes, los servicios y hasta los uniformes, así que una quincena de 30 mil bolívares no alcanza, así lo reseña La Prensa de Lara.

El funcionario 3 comenta que el “vicio de pagar beneficios” no es nuevo, que ha sido de toda la vida; pero lo malo es dejar que el detenido abuse de la confianza del oficial. “No todos cobramos y no todos pagan. Algunos sólo vemos cómo hay madres que ofrecen hasta la vida porque sus hijos dentro del calabozo se tomen un refresco o se fumen un cigarro. Hay funcionarios que cobran hasta para pasar un poquito de comida demás, existen los que aprovechan las ocasiones de agarrar un poco más de dinero”, contó.

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias