Bachelet: En Venezuela los espacios democráticos se reducen cada vez más | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

800 Noticias

La falta de una corriente de “solidaridad global” y un “regreso al unilateralismo” marcan negativamente la respuesta de la comunidad internacional ante la pandemia, según señalaron este jueves dos expresidentes latinoamericanos, la chilena Michelle Bachelet y el costarricense Luis Guillermo Solís.

Solís y Bachelet, alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, participaron este jueves en la Conferencia de Seguridad en el Hemisferio que organiza anualmente la Universidad Internacional de Florida (FIU) y por primera vez se celebra por videoconferencia.

Ambos coincidieron en que el COVID-19 ha supuesto un retroceso de los derechos humanos.

“Está bien que los gobiernos limiten las aglomeraciones o la libertad de movilidad, pero no hay ninguna razón para limitar e infringir el derecho a expresión o libertad de prensa”, dijo Bachelet, quien mostró preocupación por algunos casos en específico en países como Venezuela, Nicaragua, Brasil, México o Bolivia.

En referencia a Venezuela y Nicaragua dijo que “son países en los que los espacios democráticos se han ido reduciendo y en los que nosotros (la comisión de derechos humanos de la ONU) seguimos vigilando”.

De Brasil dijo que la aparición de un “sector militarista” ha polarizado una “sociedad que era muy dinámica y activa en cuanto a la protección de los derechos humanos”.

Es un caso “especialmente preocupante” -dijo Bachelet- ya que “históricamente Brasil ha jugado un rol muy importante en la región”.

FALTA DE LIDERAZGO

El expresidente de Costa Rica, que fue el encargado de moderar el panel, coincidió con Bachelet en que en plena pandemia “nos vemos ante un retroceso político en cuanto a los derechos humanos” que se ha extendido durante los últimos años.

“Hay un regreso al unilateralismo que se agudizó mucho con la lucha contra el terrorismo después del 11-S (atentados de 2001), pero que ahora ha tomado mucha fuerza. Esto se ha visto en la últimas amenazas a la Organización Mundial de la Salud o en los ataques a la Unesco”, indicó Solís.

En este sentido, Bachelet opinó que ha habido “una falta de voluntad política y liderazgo” a nivel internacional y que los Gobiernos “no han sabido responder con solidaridad a la crisis”.

“Hay una situación política muy fragmentada y compleja que hace muy difícil poder avanzar y lo hemos visto en esta pandemia. No ha habido esa solidaridad global pese a que la pandemia ha afectado a todo el mundo. Eso no ha existido y no hemos visto al G-7 ni al G-20 jugar un papel fundamental”, añadió.

Bachelet indicó también que la pandemia del SAR-CoV-2 generará una mayor desigualdad económica en América Latina.

“Va a haber alza del desempleo, alza de la pobreza y yo creo que concentración de la riqueza, ya que son las grandes empresas las que van a aguantar mejor esta crisis. Muchas pequeñas empresas van a tener que cerrar y no van a poder recuperarse”, explicó.

La alta comisionada, que participó desde Ginebra (Suiza) en la quinta jornada de la Conferencia de Seguridad en el Hemisferio, alertó de que la pandemia se ve agravada en esta región porque “antes del COVID-19 ya había un bajo crecimiento económico a la baja durante los últimos siete años, un espacio limitado en política fiscal y conflictos sociales crecientes”.

Una situación que va a impactar especialmente a países centroamericanos, a México o a Ecuador, donde la economía interna depende de las remesas que representan hasta el 12 % del Producto Interior Bruto y que “ya han dejado de llegar”.

Además, hay 35 millones de personas que no tienen acceso al agua potable y 110 millones que no tienen saneamiento, dos condiciones que “aumentarán la presión en unos sistemas sanitarios ya de por si precarios”.

El segundo panel de la jornada, en el que participarán entre otros el investigador de la Universidad de Stanford Harold Trinkunas y el corresponsal en Venezuela del New York Times, Anatoly Kurmanaev, trató la situación venezolana y las vías de resolución para un estancamiento político que se alarga desde hace más de un año.

Sin embargo, Bachelet, que reconoció “la complejidad de la situación en Venezuela” volvió a pedir a los países que han impuesto sanciones económicas a ese país que “las levanten temporalmente para que puedan afrontar la crisis sanitaria”.

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias