Asocian el Covid-19 con disfunción cognitiva persistente - 800Noticias
800Noticias
Salud

800noticias

Aunque cada vez sabemos más del SARS-CoV-2, todavía quedan muchas dudas sobre el impacto a largo plazo del virus en nuestro organismo. Nuevas investigaciones presentada en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer 2021 encontró relación entre Covid-19 y déficits cognitivos persistentes, incluida la aceleración de la patología y los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

Además de los síntomas respiratorios y gastrointestinales que acompañan al Covid-19, muchas personas con el virus experimentan síntomas neuropsiquiátricos a corto y/o largo plazo, incluida la pérdida del olfato y el gusto, y déficits cognitivos y de atención, conocidos como «niebla mental». En algunos casos, estos síntomas neurológicos persisten y los investigadores están trabajando para comprender los mecanismos por los que se produce esta disfunción cerebral y lo que eso significa para la salud cognitiva a largo plazo.

Los líderes científicos, incluida la Asociación de Alzheimer y representantes de casi 40 países, con la orientación técnica de la Organización Mundial de la Salud (OMS), forman parte de un consorcio internacional multidisciplinario para recopilar y evaluar las consecuencias a largo plazo del Covid-19 en el sistema nervioso central, así como las diferencias entre países. Los hallazgos iniciales de este consorcio presentados en AAIC 2021 de Grecia y Argentina sugieren que los adultos mayores con frecuencia sufren deterioro cognitivo persistente, incluida la falta persistente del olfato, después de recuperarse de la infección por SARS-CoV-2.

Otros resultados clave informados en AAIC 2021 incluyen marcadores biológicos de lesión cerebral, neuroinflamación y alzhéimer que se correlacionan fuertemente con la presencia de síntomas neurológicos en pacientes con Covid-19. También que las personas que experimentaron deterioro cognitivo después de la infección por Covid-19 tenían más probabilidades de tener bajo nivel de oxígeno en sangre después de un breve esfuerzo físico, así como una mala condición física general.

«Estos nuevos datos apuntan a tendencias inquietantes que muestran que las infecciones por Covid-19 conducen a un deterioro cognitivo duradero e incluso a síntomas de alzhéimer», señala la doctora Heather M. Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Asociación de Alzheimer. «Con más de 190 millones de casos y casi 4 millones de muertes en todo el mundo, el Covid-19 ha devastado el mundo entero. Es imperativo que continuemos estudiando lo que este virus le está haciendo a nuestros cuerpos y cerebros. La Asociación del Alzheimer y sus socios están liderando, pero se necesita más investigación», concluye.

El deterioro cognitivo se correlaciona con la pérdida persistente del olfato en pacientes con Covid-19 recuperados. El doctor Gabriel de Erausquin, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en la Escuela de Medicina San Antonio Long, junto con colegas del consorcio global SARS-CoV-2 liderado por la Asociación de Alzheimer, estudiaron la cognición y los sentidos olfativos en una cohorte de casi 300 adultos mayores amerindios de Argentina que tenían Covid-19.

Los participantes fueron estudiados entre tres y seis meses después de la infección. Más de la mitad mostraba problemas persistentes de olvido y aproximadamente uno de cada cuatro tenía problemas adicionales con la cognición, incluido el lenguaje y la disfunción ejecutiva. Estas dificultades se asociaron con problemas persistentes en la función del olfato, pero no con la gravedad de la enfermedad Covid-19 original.

«Estamos empezando a ver conexiones claras entre Covid-19 y problemas con la cognición meses después de la infección. Es imperativo que continuemos estudiando esta población, y otras en todo el mundo, durante un período de tiempo más largo para comprender mejor los impactos neurológicos a largo plazo del COVID-19», apunta Erausquin.

Para estudiar la presencia de biomarcadores sanguíneos, la neurodegeneración y la neuroinflamación en pacientes mayores que fueron hospitalizados con Covid-19, Thomas Wisniewski, profesor de neurología, patología y psiquiatría en la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, y sus colegas tomaron muestras de plasma de 310 pacientes que fueron admitidos en Langone Health de la Universidad de Nueva York con la infección. De los pacientes, 158 fueron positivos para SARS-CoV-2 con síntomas neurológicos y 152 fueron positivos para SARS-CoV-2 sin síntomas neurológicos. El síntoma neurológico más común fue la confusión por encefalopatía tóxico-metabólica (TME).

En pacientes que inicialmente eran cognitivamente normales con y sin TME relacionada con la infección por Covid-19, los investigadores encontraron niveles más altos de los biomarcadores t-tau, NfL, GFAP, pTau-181 y UCH-L1 en pacientes con Covid-19 con TME en comparación con aquellos que tenían la infección sin TME. No hubo diferencias significativas con el marcador Aβ1-40, pero el cociente pTau / Aβ42 sí mostró diferencias significativas en pacientes con TME. Además, t-tau, NfL, UCH-L1 y GFAP se correlacionaron significativamente con marcadores de inflamación como el péptido C-reactivo, lo que puede sugerir una alteración de la barrera hematoencefálica relacionada con la inflamación que acompaña a la lesión neuronal / glial.

«Estos hallazgos sugieren que los pacientes que tenían Covid-19 pueden tener una aceleración de los síntomas y la patología relacionados con el alzhéimer. Sin embargo, se necesita más investigación longitudinal para estudiar cómo estos biomarcadores impactan en la cognición en individuos que tenían Covid-19 a largo plazo», dijo Wisniewski.

Por su parte, el doctor George Vavougios, investigador postdoctoral de la Universidad de Tesalia (UTH), y sus colegas estudiaron el deterioro cognitivo y las medidas de salud relacionadas en 32 pacientes con Covid-19 leve a moderado dos meses después del alta del hospital. Entre ellos, el 56,2% presentó deterioro cognitivo. Los deterioros de la memoria a corto plazo y el deterioro multidominio sin déficits de memoria a corto plazo fueron los patrones predominantes de deterioro cognitivo.

Las peores puntuaciones en las pruebas cognitivas se correlacionaron con una mayor edad, circunferencia de la cintura y proporción cintura-cadera. Después de ajustar por edad y sexo, los peores puntajes de memoria y pensamiento se asociaron de forma independiente con niveles más bajos de saturación de oxígeno durante la prueba de caminata de 6 minutos, que se usa comúnmente para evaluar la capacidad funcional de personas con enfermedad cardiopulmonar.

«Un cerebro privado de oxígeno no es saludable, y la privación persistente puede muy bien contribuir a las dificultades cognitivas. Estos datos sugieren algunos mecanismos biológicos comunes entre el espectro discognitivo de Covid-19 y la fatiga posterior a Covid-19 que se ha reportado de manera anecdótica durante los últimos meses», dijo Vavougios.

Con información de ABC.es

Síguenos por @800noticias