Amor romántico, ¿qué queda de él? | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

EFE Salud

La búsqueda del amor es la rueda que hace girar al mundo, pero si se gira demasiado, se rompe. Algo así es lo que ha ocurrido con el amor romántico, donde las construcciones sociales, las enseñanzas, la educación y los mitos han promovido un modelo basado en la diferencia, que ha terminado por denostar el término.

Este año por San Valentín, recuerda, la mejor forma de querer a alguien es quererte primero a ti mismo.

¿Qué es el amor romántico?

Laura Sagnier, especialista en inteligencia de mercados y autora de la investigación `Las Mujeres Hoy: cómo son, qué piensan y cómo se siente´ lo define como: “La película que nos han contado a las mujeres desde pequeñas, que tenemos que encontrar a alguien que nos cuide y nos proteja y conseguir que esa persona sea feliz. Esto implica unos roles de género muy diferentes para las mujeres y para los hombres -ellas en la parte emocional y ellos en la material, trabajar y traer dinero a casa-, que no tienen nada que ver con lo que cada uno puede aportar realmente a la relación”.

“El amor romántico se suele definir como amor con apego, donde la gran sacrificada es la mujer”, añade el sociólogo y profesor titular de sociología de la Universidad de Málaga y especialista en familia, Luis Ayuso.

Javier Moscoso, profesor de investigación de Historia y Filosofía de las Ciencias en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), experto en pasiones humanas, asegura que los románticos lo definían como amistad aderezada con deseo.

“Esto es esencialmente lo que yo creo que es. Es importante no confundirlo con el matrimonio y tampoco con el sexo, la sexualidad para los románticos no es tan importante como la compañía mutua”, explica.

María Milagros Rivera Garretas, catedrática de Historia Medieval y una de las fundadoras de la revista y Centro de Investigación en Estudios de las Mujeres `Duoda´ de la Universidad de Barcelona, lo entiende como “una idealización del amor que este no necesita. El amor es más intenso, más bello y más placentero que eso”.

“Esto nos juega malas pasadas sobre todo a las mujeres, que tendemos más a idealizar. El amor romántico es un invento masculino“, sentencia.

Iñaki Piñuel, doctor en psicología, psicoterapeuta e investigador, autor del libro `Las 5 trampas del amor. Por qué fracasan las relaciones y cómo evitarlo´ habla de lo que denomina “la mentira romántica”.

Como vemos, se trata de un concepto subjetivo que no responde a una única explicación. Hay tantas definiciones de amor romántico como formas de entenderlo y vivirlo. Sin embargo, algo en lo que coinciden todos los expertos es en que no debe entenderse como apego.

El origen del amor romántico

Para entender el significado de este término es necesario remontarse a sus orígenes, ¿desde cuándo se habla de amor romántico? “La conceptualización proviene del romanticismo, el periodo inmediatamente posterior a la Revolución Francesa, entre finales del siglo XVIII y principios del XIX.  Los románticos aceptaron uno de los principios de la revolución democrática, la idea de que uno tiene derecho a elegir tanto la propia profesión como a la propia pareja”, explica el historiador Javier Moscoso.

Aunque, como apunta, “en la práctica, esta idea del amor romántico es tan antigua como el mundo mismo.  Siempre ha habido uniones acordadas, de interés, y personas que han querido romper con eso e imponerse ante las convenciones, como Romeo y Julieta”.

Para el sociólogo Ayuso, aunque el amor romántico comienza a desarrollarse en las novelas de caballería, se pone de moda a finales del siglo XIX de la mano de la burguesía, lo que dio lugar al concepto de noviazgo”.

“En su origen, el amor romántico fue toda una revolución, antes el sexo era una cosa y los matrimonios otra, con esta revolución se consiguió juntar estos dos conceptos”, matiza la psicóloga y secretaria de la Asociación Española de Sexología, Carmela Cobo.

Así nos enamoramos

Como explica el psicólogo Piñuel , “el enamoramiento es una respuesta biológica y química del cerebro que dura entre 9 y 18 meses; el periodo del embarazo y primera lactancia, una herencia del cerebro primitivo”.

“Hay muchas personas que vienen a la consulta y me dicen `doctor tengo un problema, ya no estoy enamorado de mi pareja´, y digo siempre menos mal, ahora puede llegar el verdadero amor. Se da paso a otra experiencia amorosa que es mucho más racional”.

Amor romántico

“Mucha gente no entiende este concepto y cree que tiene que estar toda la vida enamorada de su pareja. Pero técnica y biológicamente hablando, es imposible. No hay cerebro que pueda estar segregando feniletilamina -la hormona del enamoramiento- indefinidamente”, apunta.

Pero, ojo, no quiere decir que no quieras a tu pareja, “quererla racionalmente es muy importante porque es lo que fundamenta la entrega, la reciprocidad, el cuidado mutuo y las experiencias de compartir y de mirar juntos al futuro. Fundamenta las relaciones más gratificantes a largo plazo”, afirma el experto, quien añade que la clave está en “cuidarlo, como a una planta, para que no se muera”.

¿Qué queda del amor romántico?

Todos los expertos que EFEsalud ha entrevistado concuerdan en que el repunte del amor romántico entre los jóvenes se debe a que el cine, la música, la literatura y  los medios de comunicación siguen perpetuando este estereotipo.

“Lo que vemos en las películas es lo mismo que ocurrían en las novelas románticas, lo que vende, vende siempre”, dice Ayuso.

La socióloga y profesora de trabajo social de la Universidad de Granada, Carmen Ruiz Repullo, alerta de la influencia de los programas de televisión “donde se expone que amar es sufrir, que la media naranja es todo y que el amor cambia a la otra persona”.

El amor romántico ha ayudado a que se siga perpetuando un orden preestablecido en “esta sociedad androcéntrica donde el hombre es el centro de todo. Tenemos que pasar a otra más andrógina, donde tanto lo femenino como lo masculino se ponga al servicio de la persona, y esta decida cómo quiere estar”, reclama la sexóloga Cobo.

“Tanto en la cultura como en la sociedad, la educación, o lo que vemos en las películas, queda aún muchísimo de amor romántico; creo que hay que destruir ese concepto que se vende“, remarca la autora Laura Sagnier.

¿Qué tiene que ver con la liberación femenina?

Desde el punto de vista de la historia, Moscoso asegura que “el concepto está desvirtuado por las teorías recientes del feminismo, que lo consideran una expresión de lo que llaman `el patriarcado´. Yo creo que, aunque tiene algo de verdad, es esencialmente incorrecto”.

Concretamente, el historiador explica que el amor iguala, y sólo si nos sentimos iguales, somos capaces de establecer este vínculo que no viene forzado. “Por tanto son críticas muy legítimas pero mal planteadas”.

Lo que sí es cierto es que cuando en una relación surge la desconfianza, se dan acciones enormemente reprobables  como el espionaje a la pareja, el control obsesivo, etc, pero eso no debe confundirse con el amor. El amor no es subyugación, sometimiento o imposición.

Una postura que no comparte la historiadora Rivera, quien asegura que “el amor romántico es bastante patriarcal, una manera de manejar la política sexual del siglo XIX , cuando creció la libertad femenina y había que domesticarla desde el patriarcado; desde los hombres patriarcales, mejor dicho, porque el patriarcado nunca ha ocupado la realidad entera”.

Por tanto, “la libertad femenina y el amor romántico no son compatibles”, concluye.

Algunos datos sobre la situación de las mujeres

amor romántico

El grado de felicidad de las mujeres con su pareja. Gráfica extraída del estudio `Las mujeres hoy: cómo son, qué piensan y cómo se sienten´, publicado por Laura Sagnier

En España,  el 77 % de las mujeres tienen pareja y, aunque la gran mayoría se sienten felices en su relación, casi 2 de cada 10 están atrapadas en una relación insatisfactoria.

“Es verdad que no son muchas, pero para ellas su vida es una desgracia”, apunta la autora de la investigación `Las Mujeres Hoy: cómo son, qué piensan y cómo se sienten”, Laura Sagnier.

Resalta también, que el factor que más interviene en la felicidad de las mujeres es la relación con su pareja. “Por eso debemos tomarnos muy en serio esta elección, pensando que va a ser tu compañero de vida”, señala.

Pero si no son felices en su relación de pareja, ¿por qué no le ponen fin? Sagnier explica que “en la mayoría de los casos es porque no tienen independencia económica, que es lo que te da plena libertad para decir `yo no tengo porqué aguantar estas cosas´. Si hacer eso te supone irte con una mano delante y otra detrás, estás atrapada”.

El sexo en el amor romántico

El amor romántico forma parte de nuestra cultura y por ende,  influye tanto en el sexo, como en todo lo demás.

Para la sexólga Cobo el amor romántico nos ha enseñado que la sexualidad importante es la del hombre y el placer femenino un suplemento, “se nos ha dicho que el hombre disfruta mucho más que nosotras, y que debemos adaptarnos, porque forma parte de su naturaleza, pero no de la nuestra”.

Desgraciadamente “esto sigue estando vigente entre la gente joven, las chicas siguen plegándose a conductas que no desean y a cosas que no le son placenteras. Aunque nos hayamos empoderado a nivel universitario, cuando llega el momento de quitarse la ropa la mujer sigue tan poco empoderada como antes”, denuncia Carmela Cobo.

A pesar de ello hay solución, “la educación sexual es fundamental, con formación seremos capaces de tomar conciencia y evitar este tipo de comportamientos”, evidencia la sexóloga..

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias