¿A qué edad empezamos a envejecer? | 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

800 Noticias

No es fácil definir a qué edad empezamos a envejecer, ya que el propio concepto de envejecimiento es relativo. A veces hay arrugas en el rostro, pero magnífica salud y vitalidad simultáneamente. Otras veces ocurre lo contrario: la piel es tersa, pero la salud está deteriorada.

Uno de los aspectos que dificulta saber a qué edad empezamos a envejecer son los propios mitos culturales que predominan hoy en día. Hay muchos métodos para mantener una apariencia relativamente juvenil, incluso a edades avanzadas, pero esto no quiere decir que no haya envejecimiento efectivo.

La apariencia externa es solo una de las variables que define a qué edad empezamos a envejecer y, ciertamente, no es la más importante. Hay todo un conjunto de procesos que definen de manera más exacta el punto en el que se inicia el declive de la vitalidad.

El proceso de envejecimiento

Lo primero que se debe decir es que el envejecimiento es un proceso complejo, frente al que aún hay más preguntas que respuestas. No es fácil determinar a qué edad empezamos a envejecer, entre otras cosas, porque esto no ocurre a la misma edad en todas las personas.

De hecho, no todos los órganos de una misma persona envejecen al mismo tiempo. Así mismo, una cosa es el envejecimiento biológico y otra el psicológico o social. De cualquier manera, se acepta en general que el envejecimiento comienza cuando se produce un declive funcional en los tejidos.

Aunque no es del todo exacto, se estima que el envejecimiento comienza cuando las células comienzan a fallar. Estas fallas incluyen:

  • Acumulación de defectos en los genes.
  • Acortamiento de los telómeros-son una de las partes finales de los cromosomas.
  • Errores en la eliminación de las proteínas defectuosas

¿A qué edad empezamos a envejecer?

No hay un acuerdo pleno sobre el punto de edad en el que empezamos a envejecer. Los más conservadores señalan que ese proceso se inicia a los 25 años, ya que a allí aparecen las primeras señales de fallos en las células. En particular, se inicia el proceso gradual de pérdida de masa muscular.

Jaime Miquel, ex director del Laboratorio de Envejecimiento de la NASA, señala que empezamos a envejecer a los 30 años. Indica que a esa edad comienza a deteriorarse el programa genético y se producen cambios en la fisonomía. Estos cambios incluyen:

  • Aumento de peso
  • Baja en el ritmo del metabolismo
  • Modificaciones en los niveles de algunas hormonas
  • Pérdida de memoria
  • Cambios en los patrones de sueño
  • La velocidad con la que se desarrolle el proceso de ahí en adelante depende de la genética y del estilo de vida.

Un estudio de la Universidad de Stanford

Según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Stanford, el envejecimiento se da en tres etapas y no tiene lugar de una manera uniforme. La investigación fue publicada en la revista Nature Medicine y señala que hay cinco indicadores de envejecimiento.Son los siguientes:

  • El metabolismo se torna más lento.
  • Los huesos y la estructura ósea se debilitan
  • Aparecen los problemas de memoria
  • Surgen cambios en los patrones de sueño
  • La estructura muscular se deteriora

Con base en estos parámetros, se establecieron tres grandes momentos de envejecimiento en la vida.El primero se da a los 34 años, el segundo a los 60 y el tercero a los 78. Desde ese punto de vista, la edad a la que empezamos a envejecer son los 34 años.

A juicio de Tony Wyss-Coray, profesor de neurología y ciencias neurológicas y director del estudio, en las edades señaladas se producen cambios notables en el nivel de proteínas transmitidas por la sangre. Eso es lo que marca esos picos de envejecimiento.

Edad cronológica y edad biológica

La edad cronológica es el concepto tradicional de edad. Se refiere a la cantidad de años que hemos completado desde que nacimos. Este es un indicador básicamente social y cultural, pero con importancia muy relativa desde el punto de vista biológico.

La edad biológica, en cambio, se mide a partir del deterioro que sufren las células de nuestro cuerpo. Más exactamente, se podría decir que se mide a partir de la capacidad energética que tiene nuestro organismo para reparar las fallas en esas células.

Esto se puede establecer con base en la longitud de los telómeros. Los telómeros son los extremos de los cromosomas. Estos se acortan cada vez que una célula se divide, hasta que se agotan y la célula muere. El estado de ese proceso permite medir nuestra edad biológica, que no siempre coincide con la cronológica.

 

Mejor con Salud 

Suscribir vía Telegram
Síguenos por @800noticias