WSJ: Acciones de gobierno venezolano apuntan a destripamiento de la democracia | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

The Wall Street Journal

El Wall Street Journal hizo un análisis sobre las últimas decisiones del Ejecutivo venezolano, como señalar que la Asamblea Nacional estaba en desacato o la suspensión del proceso del referéndum revocatorio, medidas que el tabloide americano asume como señales del clímax del extirpe de cualquier señal democrática que despedía el gobierno de Nicolás Maduro.

Indican que el gobierno de Venezuela se ha convertido en más autoritario en los últimos años, pero muchos ciudadanos sienten que el jueves por la noche perdió los últimos vestigios democráticos cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) extinguió los esfuerzos de la oposición de revocar al presidente Maduro con un referéndum.

“La acción vino días después que el gobierno pospusiera las elecciones de gobernadores de diciembre para el final del primer semestre de 2017, comicios que el gobierno hubiera perdido.

Estos movimientos señalan la extinción de la última esperanza de que Maduro pudiera ser removido del poder mediante referéndum, derecho estipulado en la Constitución venezolana. También alimentan las dudas sobre si el mandatario venezolano celebrará las elecciones presidenciales que deberían ocurrir en 2018″.

Señalan que figuras públicas e intelectuales han aclamado el fin de la democracia en uno de los países latinoamericanos con mayor y más longeva tradición democrática.

“La democracia no existe sin la separación de poderes, sin elecciones y sin votos”, dijo Alberto Barrera en una columna online esta semana. “Eso tiene otro nombre”, agregó.

El gobierno prosiguió la decisión de suspender el revocatorio con una prohibición de viajes a 11 líderes opositores, entre ellos Henrique Capriles y Jesús “Chúo” Torrealba. La movida apunta probablemente a prevenir que la oposición venezolana reúna  apoyo internacional a su causa.

Luis Almagro, secretario General de la Organización de Estados Americanos, prometió “acciones concretas” contra Maduro por “romper la democracia”, mientras que el senador por el estado de Florida de EE UU, Marco Rubio, instó al gobierno americano a aplicar nuevas sanciones sobre los oficiales venezolanos.

Politólogos han discutido durante mucho tiempo la mejor manera de caracterizar un país que celebraba elecciones pero cuyos líderes ejercían control político coaccionando instituciones democráticas formales como cortes. Esa decisión ahora parece haberse convertido en nula.

“Venezuela le quitó el ‘competitivo’ al ‘autoritarismo competitivo”, dijo John Polga, profesor de estudios latinoamericanos de la academia naval americana en Maryland, en un tuit.

Estudiantes universitarios protestaron fuera de sus respectivas casas de estudio el viernes por la mañana, pero la mayor parte del país se mantuvo calmado, expectante al anuncio de la alianza opositora durante la tarde del mismo día.

La oposición ha luchado para atraer más de unos miles de personas a protestas antigubernamentales durante el pasado mes, muchos argumentando cansancio por asistir a manifestaciones y no tener resultados visibles. Otros expresan miedo de caer presos, al igual que docenas de manifestantes en el pasado reciente.

A pesar de todas sus tendencias autoritarias, el gobierno venezolano ha organizado elecciones y referéndums tras otro durante sus 18 años en el poder. Sus líderes llaman a su gobierno “una bella revolución”, y se llenaron la boca diciendo que tenían el gobierno más democrático del mundo.

Durante años, y especialmente en los primeros años de mandato del difunto presidente Chávez en 1999, la izquierda mundial vio el alzamiento de una nueva utopía socialista en Latinoamérica para contrarrestar la hegemonía imperialista americana.

Pero cualquier credencial democrática que tenía el gobierno fueron desapareciendo cuando Chàvez tomó el control de las instituciones, en su momento independientes, desde el Poder Electoral hasta el Judicial. Acalló a los medios independientes al quitarle concesiones a estaciones televisivas claves y limitarle el papel periódico a la prensa independiente.

Las condiciones se han deteriorado vertiginosamente bajo el mandato del sucesor del fallecido presidente, Nicolás Maduro, quien heredó un país que avanzaría hacia una crisis económica que el Fondo Monetario Internacional ha dicho es sumamente profunda.

Síguenos por @800noticias