VUELO BAJO: Se multiplican los obstáculos para adquirir pasajes aéreos en Venezuela | 800Noticias
800Noticias
Economía

Crónica EFE

La merma de aerolíneas, de frecuencias y de asientos obliga a los venezolanos a sortear cada vez mayores obstáculos para hacerse con un boleto aéreo internacional, la mayoría de ellos solo abonables en moneda extranjera en medio de la crisis que aqueja al país.

Siete aerolíneas foráneas cesaron sus operaciones en los últimos dos años mientras que el resto, unas 19, intentan conservar su presencia en Venezuela mediante la venta de pasajes a través de internet que son ofertados exclusivamente en moneda extranjera.

Al dejar de venderse billetes en bolívares por parte de las grandes líneas aéreas internacionales, los precios de los vuelos, especialmente los transoceánicos, se han vuelto inalcanzables para el ciudadano medio del país.

Como ejemplo, un venezolano que desee adquirir un vuelo ida y vuelta Caracas-Madrid debe desembolsar al menos 1.200 dólares (dependiendo de la época), lo que representa cerca de 20 veces el salario mínimo del país y más de diez veces lo que cobra mensualmente un profesor, un médico de la sanidad pública o un diputado.

Al mismo tiempo, varias compañías aéreas venezolanas han instaurado en el último año rutas hacia el exterior con destinos en Centroamérica y el Caribe que pueden ser adquiridas en bolívares.

El director de la Asociación Venezolana de Mayoristas y Empresas de Representación del Turismo, Julio Arnaldes, explicó a Efe que esta realidad se debe principalmente a la deuda que el Estado ha contraído con las compañías aéreas internacionales y locales.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) informó en septiembre pasado que la deuda asciende a más de 3.800 millones de dólares desde hace tres años.

Por ello, aseguró Arnaldes, las empresas que continúan operando han generado estrategias para no perder su plaza en “un mercado sumamente interesante”, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo.

Entre otras medidas han reducido sus frecuencias y procedido a la sustitución de su flota por unidades más pequeñas.

Aún así, registran una caída sostenida en la venta de boletos que alcanza hasta el 75 % desde 2014, y que para el tercer trimestre de este año en comparación con 2015 se ubica en un 40 %, según Arnaldes.

Sobre la apertura de destinos internacionales en compañías venezolanas, el empresario la calificó como una oportunidad para que estas “subsistan” y establezcan precios que les arrojen ganancias, a diferencia de los vuelos nacionales cuya tarifa está regulada por el Gobierno.

“En Venezuela un vuelo doméstico de 30 ó 40 minutos ronda los 16 dólares, mientras que en cualquier parte de la región no te baja de 150 dólares (…) las tarifas son ridículas, las más económicas de la región”, sostuvo.

Bajo esta premisa, empresas venezolanas como Laser y Aserca han abierto rutas hacia islas del caribe como Curazao y Aruba y a otros países como República Dominicana, Panamá y Ecuador, cuyo precio es calculado en bolívares.

Estas opciones representan prácticamente la única materia prima del negocio de las agencias de viajes y turismo que, por ser empresas nacionales, no pueden facturar en una moneda diferente al bolívar.

Cinco agencias consultadas por Efe que operan en el este de la capital venezolana coincidieron en que las ventas han caído, para algunas “demasiado” y para otras “un poco”.

Negocio atípico

Además, ninguna de estas casas de viaje dispone de los vuelos internacionales de la aerolínea estatal Conviasa, cuyo modelo de negocios es atípico.

Los venezolanos que deseen viajar hacia el exterior con Conviasa están obligados a dirigirse hacia alguna oficina de la compañía estatal para revisar las disponibilidades que, generalmente, no se pueden conocer a través de la página web o de la línea telefónica, casi siempre ocupada.

Entretanto, de las 19 compañías extranjeras que aún operan en el país suramericano, solo la estadounidense Dynamic vende boletos en moneda local hacia Nueva York, el único destino al que parten desde la capital dos veces a la semana en un avión con 140 puestos.

Por otra parte, la compañía Air Europa Venezuela también ubica la caída en la venta de boletos en un 40 % respecto a 2015, según indicó a Efe su director general, José Luis Álvarez.

Durante estos últimos 12 meses la empresa española ha vendido exclusivamente en moneda extranjera sus tres vuelos semanales, con una capacidad de 900 asientos, con un único destino directo a Madrid.

Por el contrario, la venezolana Aserca dijo que no ha sufrido caída en las ventas sino que ha aumentado sus ofertas con vuelos hacia Curazao, Santo Domingo y, más recientemente, hacia Cuba, Haití, San Martín, Antigua y Puerto Rico.

También, en septiembre pasado, la compañía de bandera turca Turkish Airlines anunció que abrirá en diciembre una nueva línea para conectar Estambul con La Habana y Caracas.

 

Síguenos por @800noticias